Nacional

En las playas, turismo no dejó réditos al no haber acceso al mar

En las playas, turismo no dejó réditos al no haber acceso al mar

Quienes llegaron al cantón Playas con la firme intención de bañarse en el mar, pese a la restricción anunciada por el gobierno local, tuvieron en los agentes de la Policía Nacional su principal obstáculo. A pie o en motocicleta los uniformados se encargaron de pedir a quienes se bañaban que se retiren de la zona de la playa.

A pesar de la autorización del Comité de Operaciones de Emergencia (COE) nacional para que 40 playas reciban a los bañistas, solo seis (5 de Esmeraldas y 1 de El Oro) acogieron esa disposición. Guayas, Santa Elena y Manabí mantuvieron su zona costera cerrada al público para evitar más contagios del coronavirus.

A Playas, los turistas llegaron desde el viernes, en el marco del feriado por el 10 de agosto que se inició el sábado y concluye hoy. Allí, tal como lo había anunciado el alcalde Dany Mite solo se permitió el acceso a las plazas gastronómicas, entre otros negocios y locales de expendio de comida.

Drones y pruebas para comerciantes, entre medidas para recibir a 'playeros' en Ecuador

Esperanza López, presidenta de la Cámara de Turismo, capítulo Playas, dijo con desazón que esta vacancia de tres días generó en algunos hoteles una ocupación del 10 %, el 5 % adicional, agregó, a la cifra de hospedaje que han mantenido desde que empezó la emergencia sanitaria por el COVID-19.

Ella lamentó la decisión del COE cantonal de no permitir el acceso a la playa, ya que este balneario tiene una extensa franja costera en la que se puede evitar, sostuvo, la aglomeración de los bañistas.

López refirió que el sábado hubo bastante turista que al no poder bañarse en la playa optó por regresar a su ciudad de origen. En su hotel, Arena Caliente, ella contó que de diez habitaciones que tenía ocupadas en la mañana, en la tarde devolvió el dinero que le habían cancelado por cinco cuartos. “Los huéspedes se fueron y tocó devolverles el dinero, la situación es muy dura”, indicó.

Playas ayer lució con menos visitantes que el sábado. Por eso la presidenta de la Cámara de Turismo de dicha localidad consideró necesario que el COE cantonal coordine acciones para una pronta reapertura.

En Santa Elena, en el balneario de la comuna San Pablo, algunos visitantes llegaron a las cabañas de venta de comida sin mascarilla, por eso fueron impedidos de ingresar en algunos de estos negocios.

En las playas de Punta Blanca y Montañita también hubo presencia de turistas. A este último sitio llegaron agentes de la Comisión de Tránsito del Ecuador (CTE), para multar a los dueños de vehículos que ingresaron al área peatonal.

En donde también se observó la inobservancia a las restricciones de bañarse en la playa fue en Punta Carnero y Mar Bravo. Allí, el sábado por la tarde, Álex Montesdeoca, comisario de Policía, tuvo que intervenir con los militares para retirar a los bañistas.

Entre el sábado y ayer llegaron alrededor de unas 500 personas a la playa de Bajo Alto, ubicada en el cantón El Guabo, provincia de El Oro.

Allí, este es el único balneario habilitado por las autoridades del COE cantonal.

“Con días de anticipación nos preparamos con el plan de bioseguridad, capacitaciones y pruebas a las familias que ofrecen servicios para los visitantes que llegaron este fin de semana”, manifestó Kléver Matos, presidente de la comuna de Bajo Alto.

La vigilancia se realizó con militares, policías y bomberos. “Al ingreso a la comuna estamos exigiendo que las personas lleven su mascarilla y alcohol” agregó el dirigente que se encargó de coordinar el control en esta paya.

Pero se observó que algunos bañistas no llevaban sus mascarillas, a pesar de la advertencia de los uniformados.

Luis Guerrero, uno de los turistas que llegó la tarde del sábado, dijo que a pesar del riesgo de contagio de coronavirus, su familia optó por viajar ya que estuvo sin salir por alrededor de cuatro meses.
En Esmeraldas, se estimó que el 35 % de visitantes llegó a las playas de Atacames. (I)