Nacional

Guía plantea mejoras para los recicladores

Guía plantea mejoras para los recicladores

De las 4,5 millones de toneladas de residuos sólidos que genera el país por año, el 25% son inorgánicos y solo el 2,5% se recicla.

El mayor porcentaje corresponde al plástico (11%). Le siguen papel y cartón (9,9%), vidrio (2,6%), chatarra (2,2%) y otros materiales (13,3%).

La gran parte de estos productos los recuperan 20.000 personas. Pero solo 1.500 son parte de la Red Nacional de recicladores (Renarec).

Justamente ellos buscan convertirse en el socio estratégico de los gobiernos autónomos descentralizados (GAD).

La presidenta de dicha organización, Luisa Guanoluisa, contó que el 70% de personas que realizan esta actividad corresponde a mujeres, igual porcentaje trabaja en los botaderos a cielo abierto.

“Limpiamos con nuestras manos el planeta. Necesitamos tener como aliados a los gobiernos municipales, porque gracias a nuestra labor se puede reducir el número de obreros, de transporte y alargar la vida útil de los rellenos sanitarios”.

Laura recordó que la tarea que cumplen permite entregar a las empresas la materia prima con la que elaborarán nuevos artículos y así reducen el gasto que genera la importación de materia prima.

El documento
El Ministerio del Ambiente (MAE) presentó ayer la Guía Operativa para elaborar planes de reciclaje inclusivos, en los que se potencie las acciones de los cabildos y los recicladores.

Esta guía, según Claudia Andrade, del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), es un instrumento para quienes toman las decisiones. También mejora las condiciones de este colectivo.

Carlos Uquillas, gerente del Programa Nacional de Gestión Integral de Residuos Sólidos (PNGIDS), reconoció que el reto del acopio es aportar a la disminución del calentamiento global.

“Para nosotros es de suma importancia la presencia de los recicladores, pues ellos son la base de mejorar nuestra relación con el planeta y de ser responsable con las futuras generaciones”.

El PNGIDS  plantea un cambio que implica la industrialización de residuos para que puedan ingresar nuevamente a las cadenas productivas y así generar empleo.

Según ONU Medio Ambiente, los residuos sólidos generan emisiones de alrededor de 1.600 millones de toneladas de dióxido de carbono a nivel mundial, lo que afecta la salud. (I)