Nacional

Hasta en las últimas horas del feriado los turistas se desplazaron a las playas

Hasta en las últimas horas del feriado los turistas se desplazaron a las playas

El desplazamiento de turistas hacia los balnearios de la Costa se dio hasta ayer, último día del feriado nacional por el bicentenario de la independencia de Guayaquil. Durante la mañana un total de 6.680 carros, entre livianos y pesados, se trasladaron por la carretera Guayaquil-Santa Elena con rumbo a ciudades de esa provincia y de Guayas.

Así lo indicó la Comisión de Tránsito del Ecuador (CTE), que ejecutó controles durante los tres días de asueto.
El alcalde de Salinas, Daniel Cisneros, dijo que esperaban las cifras oficiales de turistas. Ayer tenía previsto sesionar el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) cantonal, aunque destacó que hubo bastante movimiento en las últimas horas del feriado, en el que se levantaron las restricciones vehiculares en todo el país.

Algunos destinos turísticos, sin embargo, fueron más concurridos que otros.

Mientras en lugares como Manta la ocupación hotelera llegó al 80 %, las ciudades de Cuenca y Loja registraron baja afluencia de visitantes.

En la Atenas del Ecuador, la presencia de turistas fue notoria, aunque en menos cantidad que en años anteriores.

Xavier Simbal llegó con diez familiares el viernes por la tarde y en las primeras horas recorrió los principales lugares del centro histórico, como iglesias, El Barranco y la Calle Larga, donde se ubica una cantidad importante de restaurantes y comedores.

Esta fue su primera salida desde marzo pasado y comentó que notó la presencia de menos gente que en feriados anteriores, quizá debido al temor de los ciudadanos a un posible contagio. Aun así, reconoció que todos los lugares que visitó aplicaron los protocolos de bioseguridad.

En el mirador de la parroquia rural Turi también hubo un incremento de visitantes. Jenny Jiménez tiene un puesto de artesanías y contó que aunque a primera vista parecía que había mucha gente, realmente es apenas el 50 %.

De acuerdo con Patricio Miller, presidente de la Cámara de Turismo del Azuay, en octubre del 2018 la ocupación hotelera alcanzó el 95 %, pero en el 2019, el número cayó radicalmente por el paro nacional producto de las protestas de transportistas y del gremio de indígenas ante las nuevas medidas económicas.

En Loja, el comercio fue mayor que en días anteriores.

No obstante, en la Terminal Terrestre las cosas eran diferentes, no se vendieron pasajes ni del aforo permitido. (I)