Nacional

Jacobo Bucaram llega a Quito y será trasladado a la Unidad de Flagrancia, al norte de la ciudad

Jacobo Bucaram llega a Quito y será trasladado a la Unidad de Flagrancia, al norte de la ciudad
Quito -

Cerca de las 22:00 de este viernes llegó al Aeropuerto Mariscal Sucre de Quito, proveniente del aeropuerto de Medellín, Colombia, Jacobo Bucaram Pulley, hijo del expresidente ecuatoriano Abdalá Bucaram Ortíz que fue expulsado de territorio colombiano por temas migratorios. El vuelo chárter en el que fue traído el ecuatoriano salió de Colombia pasadas las 19:00 de este viernes.

Bucaram Pulley llegó acompañado de agentes de policía colombianos quienes hicieron entrega del expulsado a las autoridades de policía ecuatorianas que se encontraban en la base aérea. Llevaba la misma ropa que lucía en las fotos en migración en Colombia, pero, por cuestiones de seguridad, ya en territorio nacional se le colocó un chaleco y un casco antibalas y además usaba mascarilla.

Jacobo Bucaram mantiene dos órdenes de prisión preventiva vigentes por los delitos de asociación ilícita, proceso relacionado con la venta irregular de insumos médicos a hospitales del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS); y por tráfico de bienes patrimoniales, causa en la que también es investigado su padre Abdalá Bucaram Ortíz.

Hasta donde se conoce, Bucaram Pulley será llevado hasta las instalaciones de la Unidad de Flagrancia, ubicada al norte de Quito. Pero lo que no se sabe Aún no se conoce si será trasladado inmediatamente a la ciudad de Guayaquil, donde es requerido en dos proceso penales o se quedará en la capital para que se le realice un audiencia de formulación de cargos por el delito de delincuencia organizada en el que tenía una orden de detención con fines investigativos.

Por el delito de delincuencia organizada es procesado en Quito el expresidente Bucaram y los agentes de la Agencia Metropolitana de Tránsito (AMT) de Quito: Leandro B., Samuel S. y Clever A.

En este último caso, la Fiscalía señaló que los cuatro hasta el momento procesados conformaron un "grupo estructurado para planificar actividades delictivas" en Quito y Guayaquil, entre noviembre de 2019 y agosto de 2020.

Una de estas actividades ilícitas a las que se dedicaban, según explicó Fiscalía en la audiencia de formulación de cargos en la que se abrió una instrucción fiscal de 90 días, fue la obtención de beneficios económicos, varios de ellos en el contexto de la comercialización de pruebas para COVID-19 y de mascarillas, en medio de la emergencia sanitaria.

Existiría una delincuencia organizada, a decir de Fiscalía, debido a que se habrían detectado una serie de delitos que se están investigando e irían desde enriquecimiento privado no justificado, estafa, uso doloso de documento público, evasión tributaria, hasta delitos contra la vida. (I)