Nacional

Las peluquerías de Quito reabrieron; atienden bajo cita y con normas de bioseguridad

Las peluquerías de Quito reabrieron; atienden bajo cita y con normas de bioseguridad

Dos sectores que retomaron sus actividades desde este miércoles 3 de junio del 2020 en el Distrito Metropolitano de Quito fueron las peluquerías y centros de estética. Miguel Ángel Cavallero, vocero de la Unión de Profesionales de la Industria del Estilismo de Quito, indicó que más de 3 500 peluquerías constituidas legalmente en el Distrito Metropolitano han estado cerradas por más de 70 días, lo que ha ocasionado una grave crisis ya que de esta actividad dependen 10 mil familias de la ciudad.

Cavallero informó que durante el período de cuarentena no estuvieron de brazos cruzados. Los profesionales de estos sectores recibieron capacitación de parte de multinacionales que suelen proveerles de productos utilizados para tratar el cabello, la piel, etc. El representante del sector indicó además que han desarrollado protocolos para poder retomar las actividades con la implementación del semáforo amarillo.

El dirigente manifestó que con el fin de evitar aglomeraciones que puedan provocar posibles contagios del nuevo coronavirus, los estilistas atenderán solo previa cita. En caso de que alguien llegue sin cita previo aviso, se anotará su número telefónico para coordinar su próxima visita. Aseguró que se respetará el distanciamiento de dos metros entre los trabajadores. Además, se realizará el control de temperatura al ingreso de los locales. El uso de mascarilla y el lavado de manos después de cada atención también serán obligatorios.

Se dispuso, además, que los empleados mayores de 60 años o con enfermedades preexistentes que los pongan en riesgo sigan con suspensión laboral. Tampoco podrán acudir a los locales trabajadores con síntomas previos de covid-19 o que hayan estado en contacto con posibles pacientes de la enfermedad. Además, los empleados deberán llenar un formulario para que quede constancia de su condición de salud.

Por otra parte, se limpiarán y desinfectarán los lugares después de la atención a cada cliente, también en los momentos de descanso y al abrir o cerrar el local.

El aforo de las peluquerías será del 30% en semáforo amarillo. Cavallero dice que la situación les permitirá subsistir y pagar el arriendo, mas no tener ganancias.

La Secretaria de Desarrollo Productivo, María Fernanda Garcés, confirmó que se han revisado los protocolos que los dirigentes del gremio de estilistas hicieron llegar al organismo. Estos fueron consensuados además con María Fernanda León, representante de Procosméticos, cámara que agrupa a todas las distribuidoras de productos de belleza de la ciudad. Garcés recordó que los protocolos se presentaron también a la Secretaría de Salud del Distrito Metropolitano de Quito, de la que se esperan recomendaciones.

Hair Play, una peluquería infantil que cuenta con sucursales en el sur de Quito, Cumbayá y norte de Quito, fue uno de los negocios que abrieron este 3 de junio. Verónica Camacho, dueña de los establecimientos, dio a conocer que cada local ha recibido unas 10 reservas para la primera jornada en semáforo amarillo.

Al ser una peluquería para niños, hasta antes de la pandemia Hair Play ponía a disposición juegos y entregaba dulces y globos a los clientes. Estas prácticas están suspendidas para evitar posibles transmisiones. Otra particularidad es que los pequeños deben ir acompañados por un solo adulto. Además, el establecimiento está aplicando estrictas normas de bioseguridad, con el fin de proteger a sus estilistas y brindar confianza a sus clientes.

En la peluquería Reflejos Estudio, ubicada en la Urbanización El Condado, el personal pasó de 10 a 4 personas para mantener el distanciamiento social. Tres estilistas y una manicurista están ofreciendo sus servicios.

Adriana Correa, estilista de Reflejos Estudio, dice que el flujo de clientes ha disminuido al 30% debido a que la mayor parte de sus clientes son mujeres de la tercera edad, a quienes todavía no se les aconseja salir de casa. Sin embargo, asegura, están asesorando a sus clientas a través de redes sociales, con el fin de que puedan cuidar de su cabello y mantener el color mientras se disminuyen las restricciones.