Nacional

Los médicos ejercen la homeopatía sin título homologado

Los médicos ejercen la homeopatía sin título homologado

Criterios diversos giran en torno a la práctica y resultado de una de las medicinas alternativas que nació en el mundo hace más de 200 años y que lleva cuatro décadas en Ecuador: la homeopatía.

En el país existen alrededor de 2.000 médicos alternativos; de ellos, 120 son homeópatas registrados; sin embargo, solo el 12,5% cuenta con el aval de la Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt). El 87,5 no posee dicha acreditación.

Para Patricio Rendón, presidente de la Sociedad Médica Homeopática (Somhe), existe incongruencia en las leyes que rigen a quienes la ejercen. “El Ministerio de Salud exige título de cuarto nivel, eso solo se puede obtener en una universidad, pero no hay ninguna que reconozca al médico homeópata. Los entes oficiales no nos han abierto las puertas para reconocernos”, lamentó.

Hasta 2013, las Sociedades Médicas podían impartir cursos de posgrado. Por ejemplo, para ingresar a la Somhe era indispensable tener título de Médico, el programa duraba 3 años y obtenía un certificado reconocido en el país. Pero a raíz de la vigencia del Reglamento que Regula el Ejercicio de los Profesionales Especialistas en Medicinas Alternativas, el certificado perdió validez.

Rendón dijo que hubo un acercamiento con instituciones educativas para realizar la homologación, pero no se concretó porque la Senescyt y el Consejo de Educación Superior (CES) no dieron la oportunidad de homologar a los médicos que ejercieron por  años como especialistas.

Dijo que dos años trabajaron con la Universidad de Guayaquil. “Habíamos hecho un congreso allí, pero desgraciadamente cuando todo estaba listo, incluso el cronograma de clases, entró la comisión interventora y hasta ahí llegamos”, explicó.

Para Germán Rojas, miembro académico del Consejo de Educación Superior y actual presidente de la Comisión Permanente de Salud, el problema con esta universidad se dio por no cumplir con uno de los principales requisitos.

“Con el aval del Ministerio de Salud, el CES no tuvo problema en autorizar a la Universidad de Guayaquil la homologación; sin embargo, en el momento de implementar el plan, resulta que no contaba con especialistas homeópatas”, aclaró Rojas.

Existen homeópatas que tienen títulos de universidades extranjeras, como las de Argentina y México, pero no pueden homologarlos.

Yadira Cueva, médico familiar y quien practica la homeopatía desde hace 27 años, mencionó que aunque la Constitución, en su artículo 360, ya reconoce a las medicinas ancestrales y alternativas, tienen trabas legales para ejercerla.

“Hemos gastado tiempo y dinero. Es necesario crear una facultad en una universidad donde se dé apertura y se enseñe la homeopatía como una rama válida de la medicina”, mencionó.

El pasado 30 de abril, la Sociedad Homeopática fue recibida en Comisión General por el CES y les recomendó  buscar otra institución superior que pueda impulsar el proceso de homologación.

A decir de Germán Rojas, hay total apertura siempre y cuando sea en una universidad que tenga oferta académica en Salud y que cuente con el personal adecuado en la especialización.

De acuerdo al Ministerio de Salud, en 1998 se realizó la primera experiencia con la oferta de medicina homeopática en el centro de salud de Guamaní, sur de Quito.

¿Cómo funciona esta medicina?
Uno de los principios que rige a esta medicina es la Ley de la Similitud: consiste en que si una sustancia puede provocar síntomas de enfermedad a alguien sano, cuando una persona tenga esa sintomatología la misma sustancia puede curarla.

Para quienes la practican,  se trata de una medicina integral, que tiene una visión unicista del ser humano: abarca la parte mental, emocional y física, trata la energía vital, mas no el cuerpo físico como en la medicina convencional o alópata.

“En primer lugar, es necesario realizar un diagnóstico clínico, luego se busca el remedio homeopático acorde a ese cuadro del paciente, y se suministra”, indicó Cueva.

Rendón resaltó que la medicina homeopática puede tratar infinidad de enfermedades. “El paciente ya viene con el diagnóstico, con una serie de exámenes. Nos dice tengo este problema que no he podido solucionar con la medicina convencional, busco medicina alternativa, y aquí estamos”, manifestó.

Entre las enfermedades que pueden tratarse con la homeopatía están las de carácter respiratorio, del aparato digestivo, cardiocirculatorias, dermatológicas, trastornos emocionales, entre otras (ver infografía).

Médicos convencionales opinan
Víctor Manuel Álvarez, titular del Colegio de Médicos de Pichincha, indicó que no hay estudios científicos que avalen la medicina homeopática; por ello, no es posible verla como especialidad. “Un médico debe conocer todas las alternativas al tratamiento, incluso para apoyar o rechazar, por ello debería estar en la malla curricular”, apuntó.

El objetivo -dijo- no es excluir a la homeopatía, “porque pueden haber enfermedades donde el procedimiento alternativo tenga cierto beneficio para el paciente, pero lo ideal es que los homeópatas tengan criterio clínico para que sepan diferenciar el momento que puede ser de ayuda y no un proceso que le perjudique al paciente”. (I)