Nacional

Policía fue condenado por muerte de civil en Mascarilla

Policía fue condenado por muerte de civil en Mascarilla

David Velasteguí, miembro activo de la Policía Nacional fue sentenciado la noche de este miércoles 19 de junio a tres años y cuatro meses de privación de la libertad por la muerte del civil, Andrés Padilla, registrado el pasado 23 de agosto en el Control Integrado de Mascarilla, norte de Ibarra, provincia de Imbabura.

Los jueces del Tribunal de Garantías Penales reinstalaron la audiencia de juzgamiento para dar su veredicto en medio de estrictas normas se seguridad. Evaluaron las pruebas testimoniales y periciales que se presentaron durante cuatro días.

Tras la deliberación, dos de los tres magistrados consideraron que Velasteguí, quien guarda prisión en la cárcel de Quito, es culpable del delito de extralimitación en la ejecución en un acto de servicio.

El agente táctico del Grupo de Operaciones Especiales, GOE, disparó de acuerdo con la juez ponente, María Dolores Echeverría por la espalda a Padilla quien falleció en el mismo lugar.

Padilla fue parte de un acto delincuencial mientras varios hombres secuestraron una wincha en la parroquia de Salinas, se dirigieron hasta el Control Integrado de Mascarilla, donde quitaron las vallas de seguridad para huir.

Allí fue cuando se produjo un incidente entre ambos. Velasteguí en primera instancia trató de verbalizar con los sujetos para calmar los ánimos, sin embargo, fue atacado. En un video del ECU911 se observa cuando Padilla golpea a Velasteguí, incluso usa una especie de objeto contundente, para agredir a otro policía.

El examen médico reveló daños en el casco, chaleco rasgado y cortaduras. De acuerdo con la defensa Velasteguí disparó porque estaba en peligro su vida y la de sus compañeros.

Y aunque los jueces consideraron que sí corría riesgo y tuvo que usar el arma de dotación, razonaron que no debía disparar por la espalda, dada su preparación por años de servicio en el grupo táctico.

El abogado particular, Iván Campaña dijo que apelarán la decisión de los magistrados por cuanto, la familia del occiso pedía una pena de entre 10 a 13 años.

Los jueces para dictar sentencia, tomaron en cuenta atenuantes trascendentales como que Velasteguí no se fugó, informó de los eventos a sus superiores, entregó su arma, testificó de forma verdadera y cooperó durante el proceso legal.

Al final del veredicto, varias personas apoyaron a Velasteguí, mientras que la familia del occiso no estaba de acuerdo con el veredicto.