Nacional

Prefectura de Pichincha trabaja en el cálculo de las pérdidas que dejó el no cobro de peaje en la avenida General Rumiñahui durante los primeros 80 días de la pandemia de COVID-19

Prefectura de Pichincha trabaja en el cálculo de las pérdidas que dejó el no cobro de peaje en la avenida General Rumiñahui durante los primeros 80 días de la pandemia de COVID-19
Quito -

El Gobierno Provincial de Pichincha aún no tiene el cálculo de las pérdidas por haber dejado de cobrar el peaje en la autopista General Rumiñahui, la cual une por el sur oriente al cantón Quito con el cantón Rumiñahui, durante el período que la provincia y el país ha enfrentado la pandemia de COVID-19.

La prefecta de Pichincha, Pala Pabón, explicó la mañana de este sábado que son 80 días que no se ha cobrado el peaje en la autopista Rumiñahui y se están haciendo los cálculos respectivos para tener la situación. Según la funcionaria, el peaje anualmente recoge $ 10 millones, de los cuales $ 8 millones irían al pago del crédito con la Corporación Andina de Fomento (CAF), porque esta vía se hizo con un crédito de esa institución.

Cifras de la Prefectura de Pichincha señalan que por la autopista General Rumiñahui aproximadamente 72 000 vehículos transitan diariamente, entre ellos 600 buses. La prefecta Pabón cree que de ese 100 % de vehículos diarios que transitan diariamente, una vez se pase al amarillo en los cantones de Quito y Rumiñahui, el 3 de junio próximo, solo un 30 % y el 40 % de automotores empezará a usar la vía.

La mañana de este sábado, Pabón realizó un recorrrido por el peaje de la avenida Rumiñahui, lugar en el que se realizan trabajos con el fin de estar a punto para el cambio de semáforo de color rojo a amarillo que vivirán los cantones de Quito y Rumiñahui. Pichincha será la primera provincia en el país que automatice de forma total el cobro de peajes.

Pabón señaló que una vez el Ministerio de Obras Públicas dio luz verde para que se abran los peajes, el Gobierno de Pichincha decidió automatizar el cobro de los peajes que están a su cargo. La prefecta explicó que la decisión se fundamenta en información el virus de COVID-19 puede vivir en un billete hasta cuatro días y en una moneda hasta tres horas.

"Intercambiar billetes y monedas pone en riesgo a la población. (...) Entre 240 mil y 250 mil personas transitan en vehículos (por la autopista General Rumiñahui), por lo tanto mantener el cobro manual con el virus implicaba un riesgo muy alto", refirió Pabón.

El tag que sería adquirido para el paso automático por el peaje de la autopista Rumiñahui también servirá para todos los peajes de la provincia de Pichincha, dijo Pabón. Es decir, a parte de la Rumiñahui estaría la denominada Intervalles, la Alóag-Unión del Toachi, los peajes de Panavial.

Además dijo que dialogan con el Municipio de Quito para que se incluya en esta homologación de peajes y el cobro automático. La crisis sanitaria hizo que el proyecto de automatización de peajes del Gobierno Provincial de Pichincha, que estaba dispuesto para el mes de agosto de este año, se adelante para junio próximo.

Sobre las 48 personas que laboraban en el peaje de la autopista General Rumiñahui que se automatizará su cobro, Pabón aclaró que las reubicarán, pues indicó que aunque existirá una lectura de inteligencia y artificial, el proceso necesita el acompañamiento del recurso humano. (I)