Nacional

Profesionales de salud piden al alcalde de Quito no pasar al semáforo amarillo

Profesionales de salud piden al alcalde de Quito no pasar al semáforo amarillo
Quito -

Gremios de la salud, científicos, docentes y autoridades universitarias que ejercen actividades académicas relacionadas con la salud, enviaron una carta al alcalde de Quito, Jorge Yunda, explicando motivos por los que consideran que la capital no puede pasar al semáforo amarillo el 26 de mayo.

En dicha carta hacen mención sobre la red hospitalaria desprovista de equipos de protección personal, de medicamentos, de materiales e insumos suficientes; a esto se suma la falta de camas para cuidados intensivos y cuidados intermedios, falta de laboratorios clínicos adecuadamente equipados. Por todo lo enunciado explican que es realmente difícil enfrentar esta emergencia sanitaria.

Los representantes de la salud manifiestan que la pandemia continúa.

Por otro lado, existe contradicción entre las autoridades, porque hace tres semanas mencionaron que el 22 % de la población estaba infectada, y bajo ese porcentaje se encontraban los quiteños, resulta que el número absoluto es de 1 038 738 personas que estarían actualmente infectadas; este número no es real, porque si consideramos que el 15 % de infectados requieren hospitalización, entonces el sistema hospitalario junto con la UCI estarían desbordados.

Los galenos también reconocen el impacto económico que ha producido la cuarentena, pero no se puede correr con el riesgo de la vida de las personas, por ello piden al alcalde Yunda que no permita que el 26 de mayo se abra Quito para ejecutar los planes piloto. Le piden que privilegie la vida de los quiteños. "Ya tendremos tiempo y manos vivas para reactivar la economía", menciona la carta.

Además, los diferentes representantes de la salud piden al alcalde de Quito, que se considere a la pandemia como un problema técnico, que debe ser tratado en ese escenario, por la técnica, la ciencia y la evidencia.

Por último, se menciona en la carta, que solo cuando mínimamente se garantice la seguridad sanitaria de los quiteños, estos podrán salir a reactivar la economía para el bienestar de todos los ecuatorianos. (I)