Nacional

Protestas y bloqueo de vías persisten en la Sierra ecuatoriana

Protestas y bloqueo de vías persisten en la Sierra ecuatoriana
En la Sierra ecuatoriana el paro continúa de manera indefinida. Este fin de semana, cientos de manifestantes cerraron vías en Cotopaxi y se enfrentaron a los militares y policías, que buscaban mantener el control de la vía Panamericana Norte, que une al centro del país.
El presidente del movimiento indígena de Cotopaxi, Leonidas Iza Salazar, informó que la organización que representa se declaró en paro indefinido. "El pueblo de Cotopaxi, se activa para dirigirnos a la ciudad de Quito. No es posible que el gobierno en vez de corregir haya ratificado la decisión", dijo Iza.
Por instantes, los militares lograron despejar la vía, obligando a los manifestantes a replegarse en la montaña, ubicada junto a un centro de salud y a una unidad educativa. Sin embargo, minutos después, los indígenas lograron bloquear la carretera. Durante la confrontación se confirmó que dos militares resultaron heridos.
El jefe del grupo de comandos de la brigada Patria, Fernando Espinoza, indicó que han enfrentado actos vandálicos lanzando piedras y botellas.
En la Panamericana Norte, en el sector del Chasqui, ni la lluvia logró dispersar a los manifestantes.
El domingo, los viajeros tuvieron problemas para movilizarse debido a los cierres viales. A Geovanny Caiza le llevó tres horas trasladarse desde Ambato a Salcedo, un tramo de apenas 35 kilómetros.
En el interior de Latacunga, un grupo de manifestantes obligaron a que comerciantes cierren sus negocios y suspendieron  la circulación vehicular.
Desde la noche del viernes 4 de octubre las comunidades indígenas en Chimborazo han bloqueado las principales vías de comunicación entre la Costa y Sierra sur del país.
Turistas y ciudadanía que necesitan llegar a otras provincias realizan varios trasbordos que pueden extenderse de dos a ocho horas.
Así mismo, un hombre murió el domingo atropellado, en el quinto día de manifestaciones y bloqueos de carreteras contra fuertes alzas de precios de combustibles, que desataron las protestas que dejan 14 civiles heridos y 477 detenidos.
"Lamentamos los hechos de violencia que se han generado y que han costado su primera víctima", expresaron por Twitter las Fuerzas Armadas, que están movilizadas para restablecer el orden en el marco del estado de excepción por 60 días dispuesto el jueves por el presidente Lenín Moreno.
Las manifestaciones, protagonizadas también por estudiantes, trabajadores y opositores, no cesan a pesar del estado de excepción, que faculta a Moreno medidas como restringir derechos como el de la libre movilidad e imponer la censura previa para la prensa.
Tras una huelga de dos días de los transportistas, que concluyó el viernes, el Ejecutivo dispuso alzas de un 30% para los pasajes interprovinciales y sugirió aumentos de hasta 10 centavos de dólar para la transportación urbana, bajo control de los municipios.