Nacional

Trabajar y estudiar es una marcada tendencia en los jóvenes

Trabajar y estudiar es una marcada tendencia en los jóvenes

Por Danna Román Barrezueta

Algunos jóvenes en Ecuador tienen la suerte de comenzar y terminar sus estudios universitarios sin necesidad de trabajar.

Sin embargo, muchos de ellos no corren con la misma suerte. Para hacerlo deben acoplar el estudio y el trabajo para que haya equilibrio.

Según una de las últimas encuestas realizadas por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), aproximadamente el 15% de los jóvenes dividen su tiempo entre la educación y el empleo. “Todos los días me levanto a las 03:30 para ir a trabajar y en ocasiones me duermo en clase porque mis jornadas son de 18:00 a 22:00”, cuenta Daniela Muñoz, estudiante de enfermería en el Instituto Tecnológico Bolivariano (ITB).

Ella trabaja en un local del Aeropuerto José Joaquín de Olmedo en Guayaquil.

Antes los hombres eran quienes más trabajaban, ahora las mujeres también se dedican a realizar ambas actividades. Ellas ya se han puesto a la par. Algunos estudiantes  han instalado negocios propios para tener un ingreso extra para los gastos externos (impresiones, copias, proyectos, entre otros).

Ayrton Santos, estudiante de una universidad privada en Guayaquil, brinda sus servicios como ilustrador/community manager a distintas empresas.

Su trabajo le imposibilita cumplir con un horario de trabajo de ocho horas. Sus jornadas estudiantiles se inician a las 10:00 o a las 14:00, hora comprendida dentro de una jornada laboral.

“Considero que es muy útil estudiar y trabajar, no creo que los estudiantes estarían obligados a dejar de hacerlo, pues es una forma de practicar todo lo que se aprende en la universidad”, comenta.

Usualmente esperamos que los centros de estudios sean los únicos comprensivos en este aspecto pero los empleadores son una ayuda fundamental para esto.

En Ecuador, la legislación laboral permite trabajar a jóvenes menores de 18 años con una autorización de sus padres y si estos se encuentran  en el colegio tienen el derecho a utilizar dos horas diarias para realizar tareas. (I)