Nacional

Vilma Campos no puede conseguir trabajo porque está muerta para el IESS

Vilma Campos no puede conseguir trabajo porque está muerta para el IESS

La lucha por ‘recobrar su vida en papeles’ es una pesadilla de la que pareciera nunca va a despertar la balzareña Vilma Estrella Campos Mora.

El Registro Civil la daba ‘por muerta’ luego de que le suplantaran su cédula. Cuatro años y nueve meses le tomó esa lucha de recuperar su identidad. Todo se solucionó aunque un nuevo contratiempo empañó esa anhelada felicidad: aparece aún como muerta, esta vez, en la página del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS).

Este hecho la tiene destrozada, pues desde el 18 noviembre pasado en que pudo obtener su cédula de identidad, Vilma se propuso buscar un empleo para de esta manera ayudar a sus familiares.

La balzareña, radicada en el Puerto Principal, junto a su mamá Vilma Mora, comenzó a vender comidas a domicilio y a la vez buscaba un trabajo donde la puedan asegurar y darle todos los beneficios del que goza un empleado.

Finalmente en julio recibió la buena noticia: la llamaron para que trabaje en el área de cocina de un restaurante ubicado en un centro comercial de Guayaquil.

“Cuando acudí sentí una felicidad a medias, en ese momento le pedí a Dios que no hubiera nada que me impidiera cumplir con mi sueño, que es trabajar para una empresa”, comentó Campos.

Sin embargo, la dicha le duró apenas 24 horas. El empleador la llamó para analizar su hoja de vida y afiliarla a la seguridad social porque es un requisito con todos los empleados que laboran en el negocio. Él se encontró con la novedad de que no la podían afiliar porque ante el IESS ella no se encontraba con vida.

“Recuerdo que la persona que me atendió me dijo: ‘venga a mi oficina, usted me está dando el número de cédula de alguien que ha fallecido’...”, mencionó.

Esto ocurrió el 2 de julio pasado. En ese momento la joven sintió que su mundo se derrumbaba, que sus anhelos se hacían pedazos y que revivía la pesadilla que creyó terminada hace ocho meses.

“Estaba tranquila pensando que todo se había solucionado. No es justo que me pase esto, otra vez me quedé sin empleo, aunque me dijeron que solucione el problema que ellos me llamaban”, contó la afectada.

Pero Vilma sabía que debía reponerse y por sus propios medios buscar una solución a su problema, cuando llegó a su casa ingresó a la página del Registro Civil para verificar si todo está bien “no reflejaba ningún inconveniente, ahora el problema era con el IESS”, explicó.

La mañana siguiente, el 3 de julio, acudió a una oficina del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social para entregar un escrito solicitando información de lo qué estaba ocurriendo y por qué constaba como fallecida.

“En el IESS me dijeron que tengo un bloqueo porque consto como fallecida. Alguien retiró mis fondos mortuorios. Para ayudarme, primero, iban a pedir el expediente en Quito para saber quién, cuánto y cuándo ocurrió este hecho”, expresó Vilma.

La chica contó que antes de retirarse le dio los nombres de las personas que en enero del 2014 tramitaron su supuesta muerte, “pero esos nombres no constan, no he podido tener acceso a más información”, indicó con preocupación.

Lo que le parece más extraño es que ella no tenía más de 12 aportaciones. “Esto no tiene sentido que hayan hecho todo un trámite por sacar algo insignificante”; se cuestionó.

Los primeros días de agosto la esperanza retornó a su corazón. Su empleador la volvió a llamar para ofrecerle una plaza de trabajo en un restaurante que había abierto en otro mall porteño.

“Era la segunda vez que me llamaban para trabajar como cocinera. Pero volvieron a ingresar a la página del IESS para asegurarme y como la dificultad aún no estaba solucionada me dijeron: ‘solucione el problema, tómese el tiempo necesario y regrese”, refirió la muchacha.

Campos sostuvo que en ese momento sintió que sus fuerzas se desvanecían, era la segunda vez en menos de un mes que se quedaba sin empleo.

En pocas palabras me dijeron “regrese cuando esté viva y temo que ya no haya otra oportunidad, hay miles de personas por un empleo”, expresó con preocupación.

Contó que luego de explicarle detalladamente su problema la encargada de seleccionar el personal le dio un abrazo y le dijo que no podía hacer nada, ya son cosas legales y que la empresa podría incurrir en un delito al tener una persona sin asegurar.

De aquí para allá

Vilma Campos no puede conseguir trabajo porque está muerta para el IESS

Vilma no pierde la esperanza de ser una mujer realizada y cuenta los días para solucionar su problema. En el IESS le indicaron que debe acercase el próximo martes para conocer qué resolución le han dado a su situación

La mujer contó que desde julio, fecha en que se enteró que aparecía como muerta en el IESS, ha acudido seis veces a la entidad aseguradora con el fin de que le den solución a su problema.

“El IESS me pidió la resolución administrativa que hizo el Registro Civil en noviembre de 2018. Luego ese expediente debo llevarlo al Seguro y esperar que estudien el caso para ver qué solución me dan. Esto parece una pesadilla de nunca acabar”, refirió Campos.

Vilma dijo que a pesar de que presentó el certificado que le dio el Registro Civil, el trámite por recuperar su vida en el IESS aún continúa, por eso pide justicia, porque no sabe en qué momento se le puede presentar otro obstáculo.