Política

Asamblea no contrató ninguna consultoría

Asamblea no contrató ninguna consultoría

Conducir la Asamblea no es una tarea fácil. A parte de legislar y fiscalizar, se requiere crecimiento con eficiencia y optimización de recursos.

Desde 2018 a marzo de 2019, durante la gestión de Elizabeth Cabezas, de Alianza PAIS (AP), hubo cambios y austeridad en el manejo administrativo del Legislativo.

Su presupuesto pasó de 58,2 millones de dólares a 49,4 millones de dólares en este año (ver infografía).

El número de funcionarios también bajó: de 1.466 en total, por contrato y nombramiento, a 1.299. Es decir, se eliminó a 167 personas. Esto en cifras equivale a 4,3 millones de dólares menos anuales.

Para Eliseo Azuero, independiente, la gestión de Cabezas ha interpretado la situación calamitosa del país y “ha demostrado que se puede ayudar y ahorrar en rubros que no son tan importantes”, recalcó.

La actual administración de la Función Legislativa, además, ahorró en otros rubros. Por ejemplo, en las consultorías. En la presidencia del aliancista José Serrano (2017-2018), se gastó 368.004 dólares en ello. Mientras en la jefatura de Cabezas, no se ha contratado ninguna.

También hay ahorro en campañas comunicacionales. Durante las dos presidencias de Gabriela Rivadeneira (2013-2017), de la Revolución Ciudadana, ese gasto fue de 9’879.915, 08 dólares, el mayor de todas las administraciones.  

Mientras que con el exministro del Interior se destinó 468.303,33 dólares para esas campañas. Y en el actual período el rubro ha sido de 299.040 dólares.

Para Ángel Sinmaleza, de SUMA, no debía recortar el gasto en publicidad sobre la Asamblea porque es necesaria para difundir las actividades que realizan los legisladores, explicó.

Otro rubro eliminado por Cabezas fue el gasto en las casas legislativas de Nueva York, Madrid y Milán. Eso representaba un total de 217.000 dólares.

Además bajó el gasto en seguros de activos del edificio de la Asamblea. En 2017 este fue de 414.000 dólares; en 2018 fue de 352.000 dólares y en este año es de 267.000 dólares.

Para Héctor Yépez, de CREO,  es positivo gastar menos en la Asamblea porque en  “período de vacas flacas y en austeridad hay que predicar con el ejemplo”, señaló.

Cabezas, además, presentó reformas a la Ley Orgánica de la Función Legislativa para fortalecer la institución. (I)