Política

Cable submarino para superar limitantes de internet en Galápagos

Cable submarino para superar limitantes de internet en Galápagos

En la mayoría de los hoteles de Galápagos se ofrece wifi como parte de los servicios que recibe el turista. La reputación de ese servicio, sin embargo, no es tan buena como los encantos naturales del archipiélago.

Dentro de la páginas en las que los turistas dejan comentarios, la señal de internet acumula frases como “lenta”, “se cae constantemente”, “no entra en algunas partes”.

Por su ubicación, las islas han lidiado con problemas de conectividad. Esta se realiza por medio satelital, que tiene una limitación y alto costo.

El fin de semana, en su informe a la Nación, el presidente Lenín Moreno anunció algo que supone un cambio. Dijo que ya está en marcha la construcción de un nuevo cable submarino, que va a unir al Ecuador continental y las Galápagos con el mundo.

El proyecto, según Moreno, permitirá dar atención con alta capacidad y calidad para servicios de telefonía nacional e internacional fija y móvil, acceso a internet de banda ancha por fibra óptica, servicios móviles 4G y 5G en el futuro.

Dentro del sector empresarial ligado a telecomunicaciones poco se sabe de la obra. Un ejecutivo dijo que meses atrás, en una reunión, el exconsejero presidencial Santiago Cuesta indicó que se iba a adjudicar a una firma extranjera.

Moreno no dio el nombre de la empresa, solo que se trataba de una obra que “se ejecuta con inversión privada del 100 %”.

Galápagos Cable Systems es la empresa a cargo de esa inversión, por valor estimado de $50 millones. Los inversores serán responsables de la construcción, administración, operación y mantenimiento del cable, respondió el Ministerio de Telecomunicaciones a una consulta de este Diario.

Según la cartera, se realizó el análisis técnico-económico para el despliegue del cable, que está en etapa de definición de la ruta marina. Se espera que funcione hasta mayo del 2021.

Esta semana, Andrés Michelena, ministro de Telecomunicaciones, sostuvo que el objetivo es que Galápagos sea punto estratégico para toda América Latina para el desarrollo del internet y sobre todo el 5G. Una especie de hub, que es un centro de conexión o distribución. “Galápagos puede convertirse en un hub de distribución de todo lo que es internet”, afirmó.

Michelena aseguró que con eso se podría traer de manera más económica, casi en un 50 %, la internet desde afuera.

Norman Wray, presidente del Gobierno de Galápagos, consideró que el proyecto traerá oportunidades para las islas, pues ahora hay entre 1,5 y 2 gigas de cobertura y con esa obra podría subir a 10 gigas y contar con tecnología 5G.

“Va a permitir profundizar temas de investigación científica, mejores sistemas de control de la reserva de Galápagos, fortalecer la formación de su talento a menor costos...”, mencionó Wray. (I)

El dato

Conexión iría entre Manta y Galápagos, con una extensión de 1200 km.

Un exasambleísta pide que se muestre contrato

¿Cómo el inversionista de esta obra recuperará su inversión y a qué plazo? El Ministerio de Telecomunicaciones señaló que con el arrendamiento de capacidad del cable submarino que se oferte a los diferentes proveedores de servicios de telecomunicaciones, que tengan interés en llegar con conectividad de internet o tráfico de datos entre Ecuador continental y las islas Galápagos.
Al ser el cable submarino infraestructura para telecomunicaciones, según Mintel, se considera un retorno de la inversión de largo plazo, es decir, entre 15 y 25 años. Todo dependerá del modelo de negocio planteado.
El exasambleísta César Montúfar envió una carta al presidente para que se muestren el contrato y la documentación que certifiquen que la empresa que hará la obra presentó requisitos como título habilitante para la construcción y arrendamiento. Así como los estudios de factibilidad sobre la conveniencia del arrendamiento por sobre la opción de que el Estado contrate directamente la construcción. (I)