Política

Concesionaria de aeropuerto de Guayaquil busca respiro financiero por caída de ingresos

Concesionaria de aeropuerto de Guayaquil busca respiro financiero por caída de ingresos

Con la caída de ingresos que dejó el coronavirus en el 2020 y el panorama incierto que aún se proyecta para estos primeros meses del 2021, las empresas que manejan concesiones aeroportuarias están tratando de hallar apoyos financieros que les permitan seguir sacando a flote sus operaciones.

El grupo Corporación América, que participa en la concesión del aeropuerto José Joaquín de Olmedo de Guayaquil, ha planteado recurrir a alternartivas que contempla el contrato de concesión para obtener un respiro financiero ante el duro año por el que acaba de pasar.

La concesionaria alude a que se trata de un caso de fuerza mayor, en el que vio caer sus ingresos, pero tuvo que mantener su estructura y la nómina.

Ezequiel Barrenechea, vicepresidente de Tagsa, la concesionaria de la terminal porteña, indica que ellos están solicitando que se apliquen claúsulas que contempla el contrato ante escenarios como el que se está viviendo con la pandemia.

"No necesitamos modificar el contrato, sino aplicar cláusulas que están en el contrato y que responden a un caso de fuerza mayor", manifiesta el ejecutivo.

La concesionaria refiere que en el contrato se establecen tres opciones: un aporte de caja —a través del fondo o una partida especial del Municipio—, un aumento temporal de tasas o la extensión del plazo de año de concesión.

Barrenechea sostiene que puede ser una mezcla de las tres alternativas, y que se pueden aplicar de manera temporal hasta que haya una recuperación.

El tráfico en la terminal guayaquileña ha ido en ascenso desde junio, en que se reabrieron las operaciones, pero aún no llega a sus niveles de antes de la pandemia. En noviembre pasado recibió un total de 116.828 pasajeros (nacionales y extranjeros), es decir, menos de la mitad de lo que logró en igual mes del 2019, cuando fueron 331.928, según datos de la Airports Council International.

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) pronosticó que el sector de la aviación perderá $ 157.000 millones en 2020 y 2021 debido a la crisis.

Nicolás Romero, gerente de la Autoridad Aeroportuaria de Guayaquil, ente municipal que controla la concesión, confirma que Tagsa ha planteado que se aplique una compensación ante el escenario que generó la pandemia.

El funcionario explica que se analizan varias alternativas que serán presentadas ante la Alcaldía de Guayaquil. "Se está realizando el análisis para ver en qué se puede arreglar y tratar de restaurar el equilibrio económico y financiero de la concesión", dice.

Romero indica que una vez que se tenga la propuesta irá al Concejo Municipal para que esa instancia apruebe cualquier mecanismo de ayuda.

A partir del 1 de julio del 2018, con la firma de la séptima adenda al contrato de concesión, se incrementó el aporte que debía hacer Tagsa, de 50,25 % a 55,25 %. Los aportes de la concesión alimentan un fondo para el nuevo aeropuerto de Daular. (I)

Las cifras

La concesionaria Tagsa, que opera el aeropuerto de Guayaquil, tuvo ingresos totales de $110’430.835 durante el 2019, según datos de la Superintendencia de Compañías y Seguros. La utilidad bruta alcanzó en ese año cerca de los $24 millones. (I)