Política

De créditos e inversión dependerá dejar atrás la caída de reservas de viviendas

De créditos e inversión dependerá dejar atrás la caída de reservas de viviendas

El conjunto residencial Panorama Club ha entregado 10 de las 120 viviendas que están prometidas en venta. La primera etapa de este nuevo proyecto que se levanta en Durán ya está construida y durante los siguientes meses esperan entregar más unidades.

Xavier Mejía, gerente general de Willeny, inmobiliaria que impulsa la propuesta, señala que la entrega de las unidades será conforme se concreten los créditos hipotecarios a los que están aplicando interesados.

El conjunto, que ofrece casas desde $ 75.500, inició su construcción en 2020, un año en el que la pandemia afectó a diferentes sectores, entre ellos, el inmobiliario, que vio caer las reservas de unidades nuevas.

Willeny ha recurrido a promociones y diferentes formas de financiamiento para empujar las ventas. Ofrecen casas a través de las redes sociales con el 5% de entrada.
Mejía dice que para este año tienen proyecciones de vender y entregar 66 viviendas.

Los promotores y constructores tratan de ver con algo de esperanza este 2021 y buscan estrategias para mejorar los indicadores del año pasado, donde la variación anual de las unidades reservadas netas en los primeros diez meses reflejó un decrecimiento del -25,5% con respecto al mismo periodo del año 2019.

Jaime Rumbea, representante de la Asociación de Promotores Inmobiliarios de Vivienda del Ecuador (Apive), indica que una recuperación en este año de elecciones dependerá de algunos factores como el comportamiento del sistema financiero público y privado y la llegada de inversión que alimente la liquidez de la economía.

De cumplirse estas condiciones se puede apuntar a crecimientos interanuales de dos cifras, es decir, arriba del 10% con respecto al año pasado, estima el vocero de Apive.

"La vivienda sin crédito ni se compra ni se vende", dice Rumbea, quien espera que las expectativas de colocación de créditos hipotecarios se pueda concretar a lo largo del año.

Esta semana, el Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (Biess) anunció que este 2021 prevé colocar unos 500 millones de dólares en préstamos hipotecarios, lo que supone un incremento del 25% frente al año pasado.

Dayana Hernández, gerenta de Negocio Inmobiliario de Mutualista Pichincha, considera que a más del tema de financiamiento, que debe tener condiciones preferentes para mover las reservas, el incremento de estas también dependerá de la estabilidad laboral y capacidad de pago de los posibles compradores.

Los promotores además esperan que haya una mayor agilidad en el proceso de entrega de créditos, pues perciben que hay trámites que demoran más de 150 días, según Rumbea.

Por otro parte, Hernández agrega que es importante que en todas las ciudades los trámites y permisos para la construcción sean ágiles, y se eviten incrementos en pagos de impuestos.

Según datos de la consultora de mercado MarketWatch, en Quito hay un promedio de 9.000 unidades disponibles entre departamentos y casas en más de 550 proyectos, mientras en Guayaquil hay 8.000 unidades (casas y departamentos) en más de 100 proyectos.

Germán Carvajal, jefe de la división inmobiliaria en MarketWatch, cree que actualmente el único factor determinante para la compra de vivienda es el precio y eso incide en la colocación de nuevas unidades.

"Todo depende del precio, si la baja en el valor total está en un rango entre el 20% - 25% los niveles comerciales se mantendrán en un promedio de 5.000 unidades a vender en Guayaquil y 4.000 en Quito", refiere.

¿En qué rangos de precios se podría mover más la compra de vivienda nueva? Depende, dice el especialista, pues la demanda va en función del estrato, nivel de ingresos y necesidad insatisfecha. Carvajal estima que en el estrato medio-medio bajo la demanda está en viviendas con valor de hasta $ 45.000; en el medio-medio típico, hasta $ 70.000; en el medio alto-alto, de $ 150.000 a $ 180.000 y alto superior, de $ 250.000 a $ 300.000.

Créditos para reactivar viviendas de interés social

Las viviendas de interés social (VIS) y de interés público (VIP) mueven una parte del mercado inmobiliario. Ese segmento se ha movido a través de un programa gubernamental, que el año pasado emitió el primer bono social soberano de $ 400 millones para financiar viviendas sociales.

Entre las entidades que han entregado este tipo de créditos está Mutualista Pichincha. En el 2020, aproximadamente 442 familias han accedido a un crédito bajo condiciones de ese programa, con un monto promedio de los créditos de 51.400 dólares.

Dayana Hernández, gerenta de Negocio Inmobiliario de Mutualista Pichincha, cree que pese a la desaceleración del sector por la emergencia sanitaria y sus consecuencias, la demanda de vivienda VIS y VIP se mantendrá dado el déficit habitacional existente en el país.

Este año, indica, se espera un crecimiento en las construcciones por la continuidad del programa Casa Para Todos, que todavía mantiene un saldo importante de fondos para el financiamiento en condiciones preferentes del comprador, lo que constituye un atractivo para que los promotores inviertan en el desarrollo de proyectos de este tipo.

Tienen previsto financiar a aproximadamente a 1.125 familias entregando $ 45 millones en créditos VIP y VIS dentro de Casa Para Todos. Este presupuesto representa el 60% de incremento frente al 2020.

Además, la ejecutiva señala que prevén continuar con los proyectos en ejecución y desarrollar nuevos. “En el segundo semestre del 2021 se espera iniciar la construcción de un proyecto con 177 unidades en la cuidad de Quito y continuar con la construcción de 270 nuevas viviendas en proyectos en ejecución”, sostiene.

En los últimos meses, el Ministerio de Vivienda ha estado realizando acuerdos que permitirán avanzar en la donación de terrenos para la construcción de viviendas de la Misión Casa para Todos en provincias. (I)