Política

El sector comercial acumula el mayor número de despidos en este periodo de pandemia

El sector comercial acumula el mayor número de despidos en este periodo de pandemia

Después de casi once años de laborar en la bodega de una compañía que importa y distribuye productos de cosmética y cuidado personal, Juan M. se quedó sin trabajo una mañana de junio.

Recuerda que las personas que lo citaron explicaron que la empresa que opera más de tres décadas en el mercado registraba una caída fuerte en sus ventas por la pandemia del COVID-19.

Para ese momento, Juan había laborado unos días en abril y el resto de mayo pasó suspendido. El día de la cita le comunicaron que estaba despedido y que una parte de su liquidación se la pagarían y otra quedaba pendiente para una fecha por definir.

Como Juan no estaba de acuerdo con lo que iba a recibir decidió con otros compañeros seguir un proceso laboral. Mientras, lleva varias semanas intentando buscar un empleo, pero no halla nada en estos días.

Empresas y negocios ligados al sector comercial sintieron más fuerte el embate de esta crisis provocada por el coronavirus. En el centro y norte de Guayaquil es evidente la desocupación o cierre de locales que operaban antes de la pandemia. Y allí hubo mucha gente que se quedó sin trabajo.

En el sector del comercio al por mayor y al por menor y de reparación de vehículos se registran 3507 despidos en este periodo de la emergencia sanitaria, según datos del Ministerio del Trabajo. Esa cifra lo ubica como el sector donde más despidos hubo en este periodo de emergencia sanitaria.

Dentro de los cinco ramos con más despidos también aparecen las industrias manufactureras (3277), actividades de alojamiento y de servicio de comidas (1278), construcción (1195) y actividades profesionales, científicas y técnicas (1190).

Si se suman otros sectores y todas las causales que han usado las empresas para separar personal, la cifra aumenta. Desde el 12 de marzo hasta el 25 de junio de 2020 se han registrado en el Sistema Único de Trabajo 213 674 actas de finiquito.

Pablo Arosemena, presidente de la Cámara de Comercio de Guayaquil, señala que en los 64 días de paralización productiva, el sector comercial absorbió el 50 % de las pérdidas en ventas.

Datos de este gremio indican que entre los sectores más afectados estuvieron comercio de electrodomésticos, materiales de construcción, artículos de ferretería, partes y repuestos de vehículos.

Las restricciones de movilidad aún vigentes, los estragos del confinamiento y la falta de medidas para impulsar la reactivación hacen que el sostener los comercios y el empleo sea una misión casi imposible, dice Arosemena.

En la industria manufacturera, que procesa materias primas para transformarla en productos para diferentes sectores, la situación ha estado igual de compleja. Unas empresas durante la pandemia mandaron a parte de su personal bajo suspensión y otras para subsistir tuvieron que reducir planilla.

La Cámara de Industrias de Guayaquil indica que Ecuador venía atravesando ya un panorama sensible, y lo ocurrido en marzo y en abril por el COVID-19 sugiere un impacto económico negativo mucho mayor al que pudo haberse presentado en otros países, en especial para el mercado laboral.

"Al no existir en Ecuador la posibilidad de manejar contrataciones por hora que puedan irse ajustando al ritmo en cómo ha venido evolucionando la reactivación del consumo, las empresas se vieron forzadas a optar por la terminación de los contratos de trabajo", indica.

Entre enero y abril de 2020, las ventas a nivel nacional cayeron en un 17 % respecto del mismo periodo de 2019, pero si se considera únicamente lo ocurrido en abril de este año, se evidencia una caída interanual de las ventas en un 46 %, según cifras de este gremio.

Las fuentes de empleo también se vieron afectadas en las actividades de alojamiento y de servicio de comidas, donde los despidos alcanzaron importantes plantillas.

El abogado laboral Carlos Rubio señala que solo en el Grand Hotel Guayaquil hubo 80 personas que perdieron su empleo. Allí hay quejas por el uso de la figura de fuerza mayor. Él está patrocinando a grupo de 20 extrabajadores que tenían varios años laborando y que reclaman sus liquidaciones como despidos intempestivos. Otro grupo ha iniciado diálogos con la parte patronal, con la intervención del ministro del Trabajo.

La figura de fuerza mayor contemplada en el artículo 169 numeral 6 del Código del Trabajo ha sido usada por un número importante de empresas, tanto que se acerca a los registros de despido intempestivo.

Según cifras del Ministerio del Trabajo, desde el 12 de marzo hasta el 25 de junio se han registrado en el Sistema Único de Trabajo 18 888 actas de finiquito por el artículo 169. En tanto que en ese mismo periodo se han contado 19 018 actas de finiquito por el artículo 188 del Código del Trabajo.

Rodrigo Salazar, especialista en derecho laboral, explica que para la aplicación del artículo 169 se requieren algunos aspectos. Debe haber en ese caso fortuito una relación de causalidad entre la fuerza mayor y la imposibilidad de trabajo y el cierre definitivo de actividades, como interpretó la Asamblea. Y eso debe analizarse caso por caso para ver si es aplicable, considera.

El especialista cree que en este periodo de emergencia sanitaria es donde más se ha recurrido a esta causal. Otros episodios se registraron durante el cierre de los casinos y el terremoto del 2016. (I)