Política

En una mesa de trabajo virtual se diseñó la estrategia de la renegociación de la deuda de Ecuador

En una mesa de trabajo virtual se diseñó la estrategia de la renegociación de la deuda de Ecuador
Quito -

En una mesa de trabajo virtual -debido a las restricciones por la pandemia- conformada por Richard Martínez, ministro de Economía y Finanzas a la cabeza, el viceministro de Economía, Esteban Ferro y Juan Hidalgo, subsecretario de Financiamiento; así como asesores legales, financieros y de inversión, fue donde se diseñó la estrategia para la renegociación de la deuda comercial, que ahora ha alcanzado el 97,85 % de aceptación de tenedores de bonos.

El equipo negociador, a decir de Augusto de la Torre, asesor del Consejo Económico del Gobierno, es como una selección de fútbol en donde cada uno tiene un rol importante. De la Torre conoce el proceso de renegociación por dentro, pues fue jefe negociador de la reestructuración de deuda entre 1993 1994, luego de que Ecuador había dejado de pagar su obligación por cinco años.

El líder del equipo negociador es el ministro de Finanzas, a quien todos le reportan, pero en la mayoría de los casos existe un jefe del equipo negociador que es quien está inmerso en el proceso de presentar las propuestas y contrapropuestas. En el caso de Ecuador, el líder era el ministro Martínez. No se nombró un jefe negociador, pero Esteban Ferro era quien mantenía los diálogos con las propuestas y contrapropuestas.

De acuerdo con Ramiro Crespo, presidente de Analytica Securities, cuando el mercado ve la posibilidad de que el país no pague, el riesgo país sube y entonces puede haber una venta importante de papeles que son comprados por inversionistas que pueden buscar ganancias futuras, cuando el deudor llegue a un acuerdo de pago. El riesgo país llegó hasta 6063 puntos, justamente cuando el Gobierno anunció que pagaría los intereses de los bonos 2020, pero que a su vez pediría un consentimiento a tenedores para que no se pague el resto de intereses.

El primer contacto oficial puede ser a través de un mensaje que es repartido a través de una lista de distribución por la cual se enteran los tenedores de que el país quiere negociar. Además, se hacen anuncios oficiales en un medio internacional. En el caso de Ecuador los anuncios se hicieron a través del portal de noticias PRNewswire.

Para Crespo fue importante que Ecuador llegara a la negociación con credibilidad, esto luego de haber hecho un pago de los intereses de los bonos 2020.

Ecuador tuvo tres tipos de asesores: los legales representados por el estudio jurídico Hogan & Lowells; los tácticos que fueron los ejecutivos de Lazard, y los de inversión que fueron los técnicos de Citi, encargados de realizar los temas operacionales.

En el caso de los abogados, de acuerdo con De la Torre tuvieron un papel clave, pues son quienes escriben los contratos, ya que cada bono tiene un contrato legal de 30 páginas.

Por ejemplo los nuevos bonos 2030, 2035 y 2040 que se van emitir están sujetos a la jurisdicción de Nueva York, por lo que los abogados internacionales de la República deben estar enterados muy bien de estos temas. Además fueron quienes mantuvieron la defensa del Ecuador frente a la demanda que hicieron dos firma de tenedores (Contrarian y GMO) que al final fue desechada.

En realidad, Hogan & Lowells ha sido un estudio jurídico muy cercano al Ecuador, desde el Gobierno anterior. Ha sido contratista del Estado ecuatoriano desde el 2012 hasta el 2016, según documentos públicos. La vicepresidencia, en tiempo de Jorge Glas, Petroecuador, Refinería del Pacífico, Compañía de Economía Mixta y la Corporación Eléctrica del Ecuador (Celec) han pagado a este estudio por servicios de consultoría legal. Los seis contratos pagados a la firma por el Estado, en ese momento, sumaban $ 12 millones.

En el Gobierno actual la firma ya había participado en el proceso de generar un bono social respaldado por el BID para el programa Casa para Todos, y en el proceso de renegociación de los bonos de Petroamazonas.

Entre tanto, para De la Torre, Ecuador tuvo la suerte de tener un gran asesor en el tema táctico, el representante del asesor financiero Lazard era centroamericano y conocía las necesidades fiscales de Ecuador. Considera que de esa interacción salieron varias ideas que al final se concretaron en la oferta definitiva.

Una idea muy buena fue el canje de 10 series de bonos viejos, por tres con largos plazos, hasta 2040. La otra idea interesante fue proponer un periodo de gracia de cinco años y que la tasa sea planteada en forma de escalera para así pagar una menor tasa al principio y que vaya subiendo.

Citi, en cambio, es la banca de inversión y en este caso actuó cuando, luego de alcanzado el acuerdo, debió contactar al resto de tenedores para que se sumen; y también realizará el canje de bonos en los próximos días (entre el 12 y el 20 de agosto), según lo ha indicado el Ministerio de Finanzas.

De la Torre recuerda que cuando él y su equipo hicieron la negociación demoraba semanas y tenían que estar presentes en las oficinas de los abogados de la República en Nueva York. En esta ocasión, el manejo no fue presencial. Efectivamente, el ministro Martínez habló de los desafíos que tuvo la negociación y entre ellos hablaba de los logísticos derivados de la propia pandemia: “el hecho de llevar a cabo y cerrar exitosamente la primera reestructuración de deuda soberana de forma 100 % virtual”. (I)