Política

Fuerzas Armadas apoyan a Moreno y "no permitirán asonadas"

Fuerzas Armadas apoyan a Moreno y

“Es evidente que el comportamiento profesional de los soldados, con total observancia de los derechos humanos,  evitó males mayores en las manifestaciones de octubre”.

Estas fueron las primeras palabras del nuevo jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, general Luis Lara, en la ceremonia de su posesión en el cargo en la Escuela Superior del Ejército.

Antes de hablar, el oficial pidió la venia del presidente de la República, Lenín Moreno, quien estuvo acompañado de las principales  autoridades de los poderes del Estado, de sus ministros y otros dignatarios nacionales.

En su discurso, el general Lara destacó el trabajo ejecutado por el personal de la Fuerza Terrestre, Marina y Aviación. A su criterio, ellos  enfrentaron  condiciones adversas, incitadas por los manifestantes, pero cumplieron con su misión de “restaurar la paz en el país”.

El Jefe del Comando Conjunto afirmó que los acontecimientos de octubre pasado demostraron que existen  graves amenazas a la seguridad de la nación y la vida de sus ciudadanos.

“No debemos dejar pasar por alto esa demostración de fuerza de grupos internos y transnacionales que quieren imponer un modelo que atenta contra principios democráticos, vulnera la Constitución y pone en alto riesgo la convivencia social”, dijo.

Por eso, ratificó el compromiso de las Fuerzas Armadas con la  soberanía e integridad territorial. Además, con la protección de los derechos, libertades y garantías de todos los ciudadanos.

No obstante,  Lara advirtió a los grupos violentos y criminales asociados con el narcotráfico, la subversión y la  corrupción que no deben confundirse, pues el Ejército  no permitirá que se repitan asonadas contra la paz.

Lara coincidió con las declaraciones que anteriormente hiciera el ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín. 

Él también sostuvo que las Fuerzas Armadas deberán combatir  nuevas “amenazas asimétricas” (no convencionales) en “una guerra de alta complejidad contra grupos que pretenden destruir a la nación y sus instituciones”.

Ante este nuevo escenario, recalcó que se requiere una nueva visión estratégica de la Defensa. Él explicó que las FF.AA. iniciaron una transformación y modernización con una visión estratégica,  con un horizonte de 10 años.

Y puntualizó que el plan pretende construir una “institución militar moderna, flexible, adaptable, multimisión, con capacidad operativa y autonomía logística”.

También deberá estar dotada con medios multipropósito en condiciones de despliegue rápido y con líneas de mando simples y directas.

Esto -sostuvo- evitará la duplicidad de tareas para luchar con éxito contra amenazas y desafíos del Estado en los actuales y futuros escenarios. También es necesario mejorar las capacidades y medios para la defensa de la soberanía; la lucha contra amenazas de grupos criminales internacionales,  y consolidar estrategias de ciberseguridad y ciberdefensa.

El presidente Moreno también se refirió a las manifestaciones de octubre y resaltó el trabajo de los militares y policías.

Subrayó que respetaron los derechos y protegieron la propiedad pública y privada “sin disparar un solo tiro”.

Recordó que miembros de la fuerza pública fueron secuestrados, vejados y humillados,  pero nunca perdieron su cordura y valentía; “ellos enfrentaron a los violentos de una manera digna”.

El Mandatario, además, aclaró un error en la redacción y concepción constitucional del texto de las reformas de crecimiento económico remitidas a la Asamblea. La equivocación trata sobre los  institutos de seguridad social de las FF.AA. y Policía que son entidades estatales, pero que gozan de autonomía administrativa y financiera. Él prometió que el error será subsanado.

Moreno reiteró el apoyo a todos los soldados y la confianza en el trabajo que realizan. “Tenemos plena seguridad de que con su apoyo nunca más habrá espacio para violencia en calles y carreteras del Ecuador”.  (I)