Política

Informe de exgerente del Biess retrata una situación preocupante

Informe de exgerente del Biess retrata una situación preocupante
Quito -

La situación del Banco del IESS (Biess) preocupa. Un informe de labores presentado, el miércoles pasado, ante la Comisión de los Derechos de los Trabajadores y Seguridad Social de la Asamblea y que fue elaborado el 15 de junio por Vinicio Troncoso, ahora exgerente de esta entidad financiera, da cuenta de graves problemas administrativos y presiones políticas en la entidad. También existen descuadres en las cuentas y morosidad de cartera hipotecaria.

Todo ello, en medio de un inminente reperfilamiento de deuda del Estado con el Biess, que el informe advierte debe priorizar la conveniencia del Banco, antes de que la voluntad del Ministerio de Finanzas.

El informe se basó en el diagnóstico elaborado en diciembre del 2019 y que abarcaba la trayectoria del banco durante 10 años de existencia y su actual situación. Tras conocerse los resultados, el directorio aprobó un plan de recuperación que debía ser ejecutado en los próximos 17 meses, pero que ha quedado a medio camino. Sin embargo, según aclara Troncoso, “el diagnóstico aún no se ha solucionado”.

De acuerdo con el documento, el Biess, que maneja los dineros de los afiliados, es una institución “que carece de una contabilidad completa”, lo que deviene en no poder brindar transparencia necesaria a sus dueños, ni tampoco tomar decisiones financieras oportunas. Se explica que no cuenta con un sistema bancario integrado, “lo que hace que los procesos sean manuales, inexactos, ineficientes y redundantes, así como no se realicen cierres diarios automatizados y precisos”, dice.

Además la institución posee un nivel altísimo de rotación en el nivel jerárquico superior y su personal de nombramiento no posee las competencias para desempeñar su función. Es, dice el informe, una institución carente de controles internos y externos.

En su informe, Troncoso indica que no existe un catálogo de cuentas contables completo. Se firmaron ocho balances generales del Biess con la expresión: “la información no refleja el estado financiero de la institución, y se los suscribe solo como requerimiento legal”… "pues como es evidente, no lo hace y se observa por parte de la administración más de 22 aspectos cada mes".

A diciembre del 2019 se regularizaron cuentas por pagar por más de $5 millones que no estaban expresadas en los balances. También se detectaron descuadres de las cuentas contables de préstamos hipotecarios y quirografarios que suman más de $600 millones.

Uno de los temas que quedan pendientes es el reperfilamiento de la deuda que mantiene el Ministerio de Economía y Finanzas con el banco. Las inversiones del Biess en el Gobierno ascienden a $8000 millones en diversos instrumentos.

Dicho reperfilamiento tiene que ver con el canje de una parte de los bonos actuales con otros de mejores condiciones: mayor rendimiento y que puedan ser homologados (negociables). Esto significaría que la seguridad social podría hacer operaciones de liquidez por más de $2400 millones.

El informe advierte que debe haber una “negociación entre un deudor y un acreedor, por lo que deberá traer beneficios cuantificables a los fondos de los afiliados”.

Los problemas del Biess ya han sido advertidos de manera previa por organismos como la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

En un informe sobre los nudos críticos de la Seguridad Social, se habla de los problemas de gobernabilidad del Biess. Dice que si bien la estructura es tripartita, no es paritaria. “La conformación del directorio del Biess con dos representantes del Ejecutivo, uno de los cuales es el presidente del directorio con voto dirimente, quebranta los principios generalmente aceptados en materia de gobernanza, pues es claro que la posición del Ejecutivo primará sobre los intereses de los otros actores al tener mayoría en las decisiones”.

El nexo claro entre el Ejecutivo y las decisiones que toma la institución que realiza las inversiones de la seguridad social podría llevar a un conflicto de intereses, dice.

Sobre las alertas que ha levantado Troncoso frente a la situación del Biess, Jorge Wated, actual presidente del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social, y también del directorio del Biess, dijo que "al momento las nuevas autoridades analizan y evalúan la situación de la institución, para presentar al directorio un plan de acción que permita identificar la sostenibilidad en el tiempo de la institución".

Mesa de Seguridad pide cambiar normativa en el Biess

La Mesa de Seguridad Social, conformada por al menos 35 profesionales de la Seguridad Social, también advierte problemas en el Biess.

Ha dicho que esta entidad financiera “merece atención con el carácter de urgente y emergente”. Explican en un informe reciente que los problemas que han sido reflejados, tanto por el organismo de control (Superintendencia de Bancos) como por el gerente general, dejan ver la necesidad de implementar cambios en la normativa y en las decisiones del organismo directivo.

Dice que se debe procurar recuperar niveles de liquidez para la entrega oportuna de las prestaciones. Para el funcionamiento operativo, es indispensable contar con profesionales de altas competencias, contar con un eficiente sistema de análisis de riesgos, y con una estrecha gestión de supervisión y control. Actualmente, dice dada la estructura de gobierno vigente en el banco, todo depende de la calidad de las decisiones que desde el Gobierno se impulsen a través del directorio.

La Mesa también recomendó ejercer un control estricto de cada proceso de contratación por parte del Consejo Directivo del IESS y del directorio del Biess. Los actos de corrupción deben ser denunciados en forma inmediata y se procurará la actuación de veedurías ciudadanas, indica.

Inversiones

Existen inversiones del Biess en el Estado por más de $ 8 mil millones en 57 distintos tipos de instrumentos, el 40 % no homologables o transables.

Fideicomisos

Existen más de $600 millones en negocios fiduciarios, de los cuales 42 son fideicomisos inmobiliarios paralizados desde hace 4 años, generando costos innecesarios al Biess. (I)