Política

La colocación de créditos registra una mejora frente a meses críticos de la pandemia

La colocación de créditos registra una mejora frente a meses críticos de la pandemia

La banca ha comenzado a visualizar síntomas de una recuperación en la colocación de créditos en el periodo comprendido entre julio y septiembre. Es una leve mejora que intenta dejar atrás la radiografía de los meses más duros de la pandemia, de marzo a junio.

Cifras que maneja la banca refieren que en julio se otorgaron $ 2.407 millones, en agosto $ 2.102 millones y en septiembre $ 2.152 millones en nuevas operaciones crediticias. Ese escenario es distinto a los meses de marzo, abril y mayo, donde la colocación fue menor a los $ 1.800 millones.

En términos acumulados, el volumen de crédito en julio, agosto y septiembre de este año fue 0,5 % mayor al volumen de los mismos meses del 2019.

Julio José Prado, presidente ejecutivo de la Asociación de Bancos Privados del Ecuador (Asobanca), considera que la recuperación en la colocación de créditos "es evidente" frente al periodo fuerte de la pandemia, donde hubo meses como abril y mayo, con volúmenes de créditos de $ 1.305 millones y $ 1.353 millones, respectivamente.

"A partir de julio, con la apertura de actividades y el regreso a las actividades productivas y comerciales, se empieza a ver un mayor dinamismo en la demanda de crédito", dice Prado.

Según el Reporte Trimestral de Oferta y Demanda de Crédito del Banco Central del Ecuador, en los primeros meses de la pandemia (segundo trimestre 2020) la demanda de nuevos créditos productivos, de consumo, vivienda y microcréditos se contrajo en 87 %, 95 %, 85 % y 100 %, en ese orden.

La Asobanca señala que pese a la incertidumbre y el impacto del COVID-19, de marzo a septiembre de 2020 se han otorgado $ 13.215 millones en créditos a través de más de 3,2 millones de operaciones. Del total de la colocación en este periodo el 73,7 % fue destinado a los segmentos de crédito productivo y el 26,3 % restante al segmento de consumo.

Prado afirma que los bancos gestionaron alrededor de $ 350 millones en líneas de crédito internaciones para ayudar en la reactivación productiva a través de créditos para las micro, pequeñas y medianas empresas con un enfoque en el financiamiento de negocios liderados por mujeres y créditos verdes dirigidos a energía renovable y eficiencia energética.

Alberto Acosta Burneo, editor de la publicación Análisis Semanal, cree que si bien hay un cambio en la tendencia de la colocación de créditos aún se avizora una lenta recuperación. "Al final del día, el crédito se mueve en función de cómo se mueve el sector real de la economía, y hay una recuperación en la actividad productiva que es lenta", sostiene.

El analista estima que hacia final del año se podrían ver niveles similares al 2019, pero eso estará sujeto a que no se restrinja nuevamente la actividad económica con medidas de confinamiento que demoren la recuperación productiva.

Ve como positivo que se estén recuperando los niveles de depósitos, lo que da un alivio al sistema financiero frente a los meses críticos del COVID-19, donde hubo bancos que elevaron en algo la tasa pasiva para intentar evitar la salida de depósitos.

José Xavier Orellana, analista económico, considera que será clave el comportamiento de este último trimestre para ver si realmente se está en camino a una recuperación sostenida. Y allí será importante seguir el comportamiento de la cartera de consumo.

"Lo que se nota es que hay agentes económicos preocupados por un segundo potencial contagio, que podría afectar las ventas en este último trimestre en algunas categorías", asegura. (I)