Política

Las empresas certifican sus protocolos por COVID-19 para dar más seguridad a clientes

Las empresas certifican sus protocolos por COVID-19 para dar más seguridad a clientes

Un sello de seguridad se coloca en la puerta de cada habitación una vez que ha sido limpiada. El Holiday Inn de Guayaquil ubica esa marca para que el huésped conozca que la última persona que entró allí fue el camarero responsable de limpiar el cuarto.

Aquel es solo uno de los procedimientos que el hotel, ubicado en el aeropuerto, activó bajo esta nueva normalidad. Quien hace la limpieza entra a la habitación con un traje de bioseguridad para cambiar sábanas, utensilios, y rociar productos de desinfección en el ambiente.

"Es un proceso que se ha reforzado, el cliente es el que rompe el sello. Es una garantía de que la habitación está desinfectada", asegura Gabriel Ocampo, jefe de Mercadeo y Ventas del Holiday Inn de Guayaquil.

En los últimos dos meses ese alojamiento de 122 habitaciones se sometió a un programa para obtener un sello que avale que cumplen en su operación con los protocolos de bioseguridad por el COVID-19.

Bureau Veritas es la firma que verificó el cumplimiento de los procesos y emitió un sello llamado SafeGuard. Para eso, el hotel debió adecuar procesos, cumplir con una lista de recomendaciones y pasar la inspección.

A través de este sello se verifica que los procedimientos de empresas o negocios estén alineados con los requerimientos de la regulación local, buena higiene, políticas de salud y seguridad que apoyan a la mitigación de la propagación del COVID-19. Cada sello entregado tiene un código único QR, donde indica el nombre del establecimiento y la validez del certificado (de seis meses).

El Holiday Inn Guayaquil es el primer hotel en obtener la certificación con Bureau Veritas.

Gabriela Mármol, gerenta general de Bureau Veritas Ecuador, asevera que a nivel mundial han certificado más de 1000 empresas y en Ecuador ya están 8 empresas certificadas (2 hoteles y 6 restaurantes) y en proceso alrededor de 10.

La obtención de sellos y certificaciones de los protocolos de bioseguridad es una tendencia que están siguiendo también empresas del sector exportador, especialmente por las exigencias que han surgido en consumidores de mercados externos.

Fedexpor, gremio del sector exportador, entró a dar el servicio de certificación en protocolos de bioseguridad. Esta certificación se desarrolla en alianza con las empresas Intercalidad, que hace las capacitaciones y preauditoría, y Caliberif, firma que ejecuta la certificación.

María Fernanda Porras, funcionaria de Fedexpor, explica que las empresas que entren a implementar esta certificación contarán con la garantía del cumplimiento de los requisitos exigidos por el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) nacional, así como las recomendaciones establecidas por la Organización Mundial de la Salud, la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA), Administración de Alimentos y Medicamentos​ (FDA), y Unión Europea.

Dentro de los principales aspectos considerados en el protocolo de bioseguridad se consideran higiene personal, higiene respiratoria, limpieza y desfinfección no tradicional, distanciamiento y entorno laboral, capacitación y salud.

Al momento hay una decena de empresas que están en proceso de certificación, algo que puede tomar entre un mes y medio y medio.

Porras indica que aunque hay empresas que tienen sus propios procesos ya implementados, las que entren al programa deben ajustarse al protocolo que fija la certificación.

Según Fedexpor, la idea es demostrar el compromiso de la empresa en la protección de sus colaboradores, clientes y proveedores.

Orlando Zambrano, gerente de la empresa Madetec, que exporta teca, considera que esa certificación debe verse como una concienciación que deben tener los empresarios, con el compromiso de precautelar la seguridad de sus empleados.

Durante la pandemia, a más de producir para su línea exportable, esta compañía elaboró ataúdes, de los cuales donó 1681. (I)

Los costos de la certificación

La obtención del certificado de protocolo de bioseguridad por el COVID-19 cuesta entre 240 y 620 dólares. La tarifa puede variar debido a que algunos gremios están realizando convenios con las firmas que promueven las certificaciones.

En ese rubro no están incluidos los valores que deben asumir las empresas para poder adoptar sus procesos o hacer adecuaciones en sus plantas para la certificación.

Empresarios consultados señalan que las adecuaciones pueden estar por encima de los 5000 dólares, pero eso depende del sector y la naturaleza del negocio.

Hay compañías del sector de alimentos que ya tienen implementados sistemas de inocuidad, que les permite realizar menos inversiones.

En el caso de la certificación que promueve Fedexpor, el proceso incluye unos seis pasos: firma de contrato por prestación del servicio, entrega de protocolos, instructivos y registros, capacitación sobre el COVID-19, preauditoría virtual de certificación y la auditoría de certificación.

Bureau Veritas Ecuador indica que todas las empresas certificadas local e internacionalmente bajo el sello Safe Guard pueden ser verificadas dentro de una página web internacional. (I)