Política

Ministro Mauricio Pozo conversó con el FMI sobre metas del programa y proceso electoral

Ministro Mauricio Pozo conversó con el FMI sobre metas del programa y proceso electoral
Quito -

El ministro de Economía y Finanzas, Mauricio Pozo, reveló detalles de la reunión que mantuvo, en Washington, con la directora gerenta del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva. De acuerdo con el ministro, durante la reunión conversaron tanto sobre el cumplimiento del programa, que incluye la reforma monetaria para darle independencia al Banco Central, como del tema electoral que se avecina en el Ecuador.

El ministro informó que la reforma al Código Monetario y Financiero, que estaba prevista enviarse a mediados de enero a la Asamblea, será remitida con carácter de económico urgente a finales de enero o en los primeros días de febrero. Además negó rotundamente que el objetivo de esa reforma sea “privatizar el Banco Central”, como algunos asambleístas de la bancada de la Revolución Ciudadana han mencionado.

En cuanto a la ley, Pozo había mencionado que se debió retrasar la fecha de entrega debido a la campaña electoral en la que están inmersos los miembros del Comité de Administración Legislativa (CAL). El ministro comentó que el FMI también está pendiente del desarrollo del proceso electoral. Sobre el tema, el ministro dijo que el FMI se muestra cauto y ecléctico y evita hacer pronunciamientos, y más bien busca nutrirse de información. En todo caso, Pozo dijo que la idea general sobre la que se ha conversado es que el país necesita continuidad, lo que significa un ordenamiento fiscal, transparentar las operaciones, mantener deuda barata, promover inversión privada, y que ojalá el próximo Gobierno continúe en esta línea.

El Gobierno actual sí ha estado ordenando las cifras para cumplir con el programa económico. El ministro dijo que piensan cumplir con los parámetros y bajar de $ 7.000 millones a $ 3.900 millones el déficit. Explicó que se está trabajando de una manera muy austera, con un recorte de $ 400 millones en compra de bienes y servicios, y no se ha permitido incremento en la nómina, están prohibidas consultorías, viajes solo con autorización de Presidencia. Además, no se pagarán intereses de la deuda por bonos, gracias a la renegociación, lo cual también ayuda a bajar el déficit. “Estamos adaptando el gasto al ingreso”. El ministro aseguró que la relación con el FMI en este momento está más fuerte que nunca y que se recibió una felicitación por los esfuerzos realizados.

En cuanto a una demanda de la presentación de una medida de protección en contra del Gobierno por parte de la bancada de Revolución Ciudadana por el acuerdo con el FMI y una supuesta pretensión de privatización del BCE, dijo que es imposible privatizar el BCE, por lo que dicho reclamo no tiene sentido.

La aprobación de la reforma del Banco Central es uno de los compromisos que tiene el Gobierno para continuar con el programa y, por tanto, para seguir recibiendo los desembolsos del FMI en 2021. Este año está previsto que lleguen por parte de este multilateral unos $ 1.500 millones.