Política

Negocios e industrias dan giro para seguir activos y vendiendo

Negocios e industrias dan giro para seguir activos y vendiendo

Durante ocho años y con mucho esfuerzo Karen Cuenca y su esposo, Jofre Sotomayor, levantaron su microempresa Versatto, dedicada a la organización de eventos que incluía decoración y bufés.

Hace una semana tuvieron que darle un giro a su negocio para generar ingresos en esta emergencia sanitaria por el COVID-19.

“Quedamos en cero, todo se paralizó y teníamos que producir”, dice Cuenca, quien con su esposo aprovecharon los contactos con sus proveedores para iniciarse en la venta de víveres a domicilio.

Así, su casa en Bastión Popular se convirtió en una pequeña bodega y centro de distribución, cambiaron su rutina, ahora recorren mercados todos los días desde las 05:00 buscando los mejores precios que les permitan percibir un poco más de margen de ganancia, pues asegura que es muy mínimo en comparación a lo que estaban acostumbrados con los eventos.

En su nuevo negocio, que afirma mantendrá después de la emergencia, ofrece dos opciones de canastas de víveres a $15 (11 productos) y $25 (19 productos) y recibe pagos en efectivos y con tarjetas de crédito. “Solo llevamos una semana, pero ha tenido mucha acogida, estamos entregando pedidos todos los días hasta las 13:00”, sostuvo la microempresaria.

Empresas que cuentan con gran infraestructura también han dado un vuelco a sus actividades, como Corporación Azende, de Cuenca, productora de marcas de bebidas alcohólicas como Zhumir seco y la Amarilla o “Pecho suco”. Desde la semana pasada usan toda su capacidad e insumos para producir alcohol Alcomax.

Para Juan Carlos Crespo, director ejecutivo de Azende, es ‘brutal’ el impacto de la paralización por la emergencia sanitaria. Por ello, decidieron buscar soluciones con productos que suplan las necesidades emergentes de la población frente al coronavirus.

Alcomax se produce y comercializa en tres presentaciones: 90 centímetros cúbicos a un precio de $1,50; de 330 c. c. a $3 y de 2000 c. c. a $9, pero Crespo resalta que también es donado a las instituciones públicas a nivel nacional.

Nunca antes habíamos producido un antibacterial, este producto se tuvo que desarrollar para poder solucionar el requerimiento nacional, para contar con un alcohol antibacterial de calidad que pueda prevenir los contagios”, sostiene.

Asegura que la situación de la empresa y en general de la industria licorera es crítica y supera el 60 % de disminución, tomando en cuenta que las exportaciones a Estados Unidos, España, Costa Rica, Nassau, Colombia, Perú, Bolivia y Reino Unido también están paralizadas.

Sin embargo, pese al esfuerzo Crespo reconoce que el nuevo producto no cubre ni el 10 % de la producción habitual, aunque después de superada la emergencia se evaluará si su producción permanece paralelamente a la de los licores.

Otra compañía:

Cervecería Nacional anunció que interrumpió la producción de la cerveza Pilsener Cero para producir gel antibacterial. Son 55 000 unidades de 240 ml y 500 ml, que tendrán una concentración del 70 % de alcohol, para que sean donados y distribuidos a hospitales y comunidades a través del Gobierno. La empresa indicó que dependerá de la disponibilidad del insumo para que en un futuro se produzca más gel.

La Tablita Group, con su marca La Tablita del Tártaro, es otra empresa que tuvo que ‘acomodarse’ a las circunstancias y adelantar un proyecto que incluye la comercialización de alimentos congelados a domicilio que había planificado lanzar en abril.

“Dada la situación y contexto que estamos atravesando en el país y en el mundo, hemos puesto mucha fuerza en estos días al desarrollo de este canal y a través de alianzas con nuestros socios estratégicos estamos complementando nuestra oferta con productos de primera necesidad para todos nuestros clientes tanto en Guayaquil como en Quito”, dice Manuel Lucero, gerente de Marketing de la empresa.

La situación actual no es buena ya que no han podido operar la gran mayoría de sus 50 locales a nivel nacional y, cumpliendo y redoblando todas las normas de salubridad e higiene en sus procesos y cuidando al personal, están operando actualmente en el canal de venta a domicilio.

Indica que el nuevo giro de comercializar cárnicos congelados nació unos meses con la iniciativa de Hacienda García, propiedad de La Tablita Group, con la intención de comercializar estos productos de alta calidad.

Lucero señala que la expectativa es que el nuevo proyecto del grupo se mantenga luego de la situación actual. (I)