Política

Otros 150 000 trabajadores pasan a suspensión laboral y ya son más de 590 000 los que esperan ser convocados por sus empresas para volver al trabajo

Otros 150 000 trabajadores pasan a suspensión laboral y ya son más de 590 000 los que esperan ser convocados por sus empresas para volver al trabajo

Angie Alvarado ya se había acostumbrado a no levantarse tan temprano para iniciar su jornada laboral. Se preparaba su desayuno y luego encendía su laptop para empezar a trabajar. Esa fue su rutina durante dos meses de cuarentena.

Sin embargo, desde hace más de una semana -cuando Guayaquil pasó de semáforo rojo a amarillo- ella se levanta una hora y media antes para alistarse e ir a la oficina. Dice que ya se había adaptado al teletrabajo. Regresar "al trabajo presencial fue algo que luego de dos meses y más días sí se sintió la diferencia porque se había generado un hábito y ya estaba adaptada a una jornada con actividades diferentes".

Al igual que Angie, otros trabajadores volvieron a sus sitios de trabajo, algunos con horarios distintos o con jornada alternada: un día en casa y el siguiente en oficina, como María de los Ángeles Rendón.

Según el Ministerio de Trabajo, a 32 954 trabajadores se les modificó la jornada laboral hasta el pasado 27 de mayo.

Antes que las ciudades empiecen a cambiar su semáforo a amarillo se registró un aumento de 13 285 colaboradores a esa modalidad emergente desde el pasado 26 de abril.

Actualmente 1679 empresas privadas lo aplican. La mayor concentración es en Quito con 13 324 trabajadores, 6005 en Guayaquil y 1870 en Cuenca.

Durante todo el tiempo de confinamiento, que lleva más de dos meses, la suspensión laboral ha seguido creciendo y es la modalidad más usada por los empleadores en esta emergencia.

Son 591 867 trabajadores suspendidos, 159 628 más de los registrados en abril pasado. La mayoría están en Quito con 202 426 empleados, le sigue Guayaquil con 136 236; Cuenca con 120 255; Machala con 52 950.

Son 21 679 compañías dentro de esta figura entre públicas y privadas.

José Mejía, desde el pasado 16 de marzo, se mantiene en teletrabajo. Dice que esperaba ser reactivado en los cambios de semáforo, pues aún no se adapta.

“Son muchos factores, yo vivo solo y se me hace difícil cocinar a diario y estar con el trabajo, eso genera más estrés porque hay que cumplir con las actividades asignadas, pero también debemos cuidar nuestra salud”, comenta.

Mejía es parte de los 420 131 teletrabajadores emergentes registrados hasta el 27 de mayo, 5 927 empresas se acogieron: 262 públicas y 5 665 privadas. Esta modalidad aumentó en casi un mes más de 50 000 colaboradores.

Solo una diferencia de más de 42 000 trabajadores separa Quito y Guayaquil. La primera registra 126 830 colaboradores y la segunda 84 513 teletrabajadores emergentes. Mientras que Cuenca tiene 21 360 teletrabajadores y 18 032 en Loja.

En tanto, 7099 empresas se acogieron a la reducción de la jornada laboral, que contempla hasta 30 horas semanales, una disminución del 25 %, y ahora con la Ley de Apoyo Humanitario se establece hasta el 50 % hasta por cuatro años, aunque para eso se espera el pronunciamiento del Ejecutivo.

Actualmente son 222 666 trabajadores que tienen reducida su jornada laboral. De ellos 116 225 son de Quito; 40 809 de Guayaquil; y 27 396 de Cuenca.

Despido intempestivo

El Ministerio de Trabajo registra 9175 actas de finiquito a nivel nacional por despido intempestivo desde el 12 de marzo hasta el 27 de mayo del 2020.

Futuro laboral
El futuro está en el liderazgo, fuerza alternativa y súper trabajos, según la encuesta tendencias globales de capital humano de Deloitte. El 84 % de encuestados dice que necesitan reimaginar su experiencia para mejorar la productividad.

Fuerza alternativa
Se ha convertido en una tendencia y a este grupo se consideran los freelancers y los trabajadores “gig”, estos últimos son contratados a través de plataformas digitales desde repartidores hasta desarrolladores de software.

Súpertrabajos
Las organizaciones deben rediseñar los trabajos para encontrar la dimensión humana a través de los “superjobs”, aquellos que combinan partes de labores tradicionales y tecnológicos. Por ejemplo: programadores, robótica, mecánica, inteligencia artificial.

Liderazgo siglo XXI
Desarrollar líderes es la preocupación perenne. El 85 % de encuestados considera que es un tema y el 81 % que los “líderes” se enfrentan a requisitos únicos y nuevos como la comprensión de tecnología digital y la inteligencia artificial.

Futuro de Recursos Humanos
El reclutamiento se ha vuelto más complicado y se experimentan cambios. Se recluta movilizando recursos internos, buscando personas en la fuerza laboral alternativa y beneficiándose de la tecnología.

Cambios de rol
El estudio global State of Agile HR muestra cómo ha cambiado el rol de Recursos Humanos. El 20 % de los 206 encuestados opina que el área es más descentralizada, 33 % que las responsabilidades están cambiando a equipos multidisciplinarios y 65 % que se vuelven más estratégicos. (I)