Política

Tortolines de Inalecsa llegan hasta Alemania

Tortolines de Inalecsa llegan hasta Alemania

Los Tortolines llegan ahora hasta Alemania, y así Inalecsa suma ocho países como sus mercados de exportación.

Seis toneladas métricas de estos chifles en sus variedades sal, picantes, limón y maduros fueron la primera exportación a Alemania. Fue en abril y cada semana embarcan contenedores con este producto. El jueves de la semana pasada, desde su planta en la vía a Daule, los trabajadores llenaban uno de estos contenedores.

Su director general, Hugo Valdés, comenta cómo lograron llegar a ese mercado que tiene normas estrictas y exige altos estándares de calidad: “Inalecsa cuenta con certificaciones internacionales que avalan la inocuidad y trazabilidad en toda su cadena de producción. El contar con estas certificaciones permitió que las negociaciones tengan una duración de un año y medio y hoy ya estamos presentes en un nuevo país de la Unión Europea”.

Y para impulsar sus ventas al exterior, agrega, hubo un trabajo entre la empresa privada y el apoyo del Gobierno a través de entidades como ProEcuador. “La apertura brindada en ferias internacionales ha facilitado promocionar a los productos en mercados a nivel mundial”.

Los productos de Inalecsa ya están presentes en España, Italia, Suiza, Estados Unidos, Perú, Chile y Australia. Y ahora Alemania, que considera “un mercado atractivo, con gran potencial de crecimiento en el consumo de alimentos provenientes de Latinoamérica, dentro de la línea de snacks”. Y se trabaja para pronto ampliar las exportaciones a Reino Unido y fortalecer su presencia en Estados Unidos.

Esta empresa destaca que en este 2019 logró “un hito muy importante para el Grupo Arca Continental”, al cual pertenece Inalecsa: un incremento de sus ventas internacionales en el 30%. Y espera cerrar el año exportando 540 toneladas métricas, aproximadamente.

Producción

En la fase de recepción de la materia prima se miden estándares como por ejemplo el tamaño –longitud y calibre–.  Mientras que en la etapa de producción se hace una depuración manual de las hojuelas que presenten algún desperfecto. Y finalmente el empaquetado se lo realiza en una atmósfera modificada para asegurar que la frescura y calidad del producto se mantengan durante un año de vida en anaquel. (I)