Política

Ventas de vehículos cayeron 48,8 % el primer semestre y concesionarias tratan de sobrevivir en medio de la contracción

Ventas de vehículos cayeron 48,8 % el primer semestre y concesionarias tratan de sobrevivir en medio de la contracción

Con previsiones que anticipan que las ventas caerán entre el 50 % y 60 % este año por la pandemia del coronavirus, las concesionarias de vehículos han trazado estrategias de supervivencia para poder resistir lo que resta de este 2020.

Las ventas de vehículos nuevos comenzaron a moverse en junio, aunque muy por debajo de los niveles del año pasado, lo que hace prever que este segundo semestre seguirá siendo complejo.

Al cierre de junio se comercializaron 6294 unidades, un decrecimiento del 46,9 % frente al mismo mes del 2019. La cifra registra una mejora frente a los 2861 carros que se vendieron en mayo cuando no todas las concesionarias estaban abiertas.

Pero si ya se considera todo el primer semestre, los números reflejan el impacto negativo de la pandemia y sus repercusiones económicas. Según cifras de la Asociación de Empresas Automotrices del Ecuador (Aeade), de enero a junio se colocaron 33 133 unidades, 48,8 % menos frente a las 64 714 de igual semestre del 2019.

El segmento de vehículos que presentó una mayor contracción en el primer semestre fue el de buses, pasando de 912 unidades en 2019 a 239 automotores en el 2020. Esto representa una caída del 73,8 % en sus ventas.

Debido a las restricciones de movilidad, la renovación de las flotas de buses se prevé muy reducida y su comercialización se espera que continué muy ralentizada, según la Aeade.

Genaro Baldeón, presidente ejecutivo de la Aeade, señala que una de las principales limitantes para la reactivación del sector es el acceso al crédito automotor, que se ha restringido en estos meses.

El vocero gremial asegura que esto se debe principalmente a la excesiva carga regulatoria que posee el sector financiero para brindar este tipo de créditos, con coberturas de garantías que alcanzan el 150 % del valor del crédito y otras limitaciones que no permiten la dinamización de estos instrumentos financieros.

Ante el complejo panorama que afronta la industria, las concesionarias están tratando de reinventar sus servicios para empujar en algo las ventas y tratar de “sobrevivir” en lo que resta de este año.

Corporación Maresa, que representa a varias marcas, ha desarrollado cuatro ferias virtuales para mostrar los vehículos a sus potenciales clientes a través de la plataforma Zoom.

Además, estableció las modalidades de test drives y entrega de vehículos a domicilio con lo que el cliente no tiene necesidad de acercarse al concesionario.

Santiago Gordillo, director de estrategia de Maresa, indica que la pandemia genera una situación compleja para todos y lo que están buscando es soluciones para que el impacto sea en lo menor posible.

“Hay tácticas comerciales ya implementadas, ofertas donde se pueden comprar vehículos ahora y generar pagos desde enero”, dice Gordillo.

Otras marcas como Hyundai están ofreciendo opciones de adquirir autos con el 10 % de entrada, a 72 meses plazo, seguro gratis por un año y hacer el primer pago con meses de gracia.

David Martínez, gerente de comunicación de Neohyundai, señala que han implementado desde junio la alternativa de devolver el valor abonado por un vehículo si es que el cliente pierde el empleo o negocio.

Para esa devolución se consideran aspectos como el tiempo de uso y el kilometraje de la unidad. Así, si un cliente saca a crédito un carro, pierde su empleo y aún debe al banco, se cruzan cuentas y recibe la diferencia. “Son beneficios que buscan aportar a la reactivación, a las ventas”, asegura Martínez.

A más de la activación de canales digitales para atención personalizada y asesoría virtual en venta y posventa, Chevrolet potencia el servicio de talleres a domicilio para el mantenimiento preventivo, cambios de aceite, inspección de 18 puntos y más.

Con esa modalidad, personal de la marca lleva el vehículo desde el domicilio de los clientes hasta el taller o el taller hasta el domicilio de los clientes, para que no tengan que salir de casa.

La estrategia casa adentro

Bajo la nueva normalidad que impone el coronavirus, algunas empresas del sector automotor están trabajando con su personal en dos turnos para evitar aglomeraciones en algunas áreas. Unos entran a las 07:00 y salen a las 13:00, mientras que el siguiente turno ingresa a partir de las 14:00.

La pandemia también llevó a que unas empresas fijen alianzas laborales para preservar empleos. Lucía Ojeda, directora de Talento Humano de Maresa, indica que ellos establecieron una alianza con Jabonería Wilson para que 24 empleados de talleres y bodegas puedan laborar por dos meses en esa última empresa.

Al contrario de la industria automotriz que estuvo paralizada, la demanda de productos de limpieza aumentó y esa jabonería requería personal para elaboración y empaque de polvo de detergente, crema de lavavajillas, jabón en barra y artículos de cuidado personal. Ojeda señala que fue una oportunidad para que personal de Maresa tenga ingresos.

La desinfección de los autos en los puertos

El coronavirus ha obligado a que se refuercen los procesos de fumigación y desinfección de los vehículos y el personal que los manipula desde que llegan a los puertos de Ecuador.

En el puerto de Esmeraldas, por el que ingresa la mayor parte de autos importados de las concesionarias del norte, el personal que entra a los buques pasa por un proceso de higiene.

Tras el desembarque, los autos son sometidos a una fumigación externa luego de pasar por un primer chequeo. (I)