Vida

1984, la cara horrible del futuro

1984, la cara horrible del futuro

Escrita en el último año de su vida, es una de las obras que goza de mayor popularidad en su producción literaria, pero es a la vez  la más incomprendida y manipulada. La novela puede ser ubicada dentro del genero de ciencia ficción y es una distopía, es decir, lo contrario a la utopía, en donde se ilustra el sistema humano ideal, aquí el régimen que se presenta es una maquinaria de perversidad y narra la guerra entre grandes bloques geopolíticos representados por Oceanía y Eurasia, pues la trama se desarrolló en la ciudad de Londres, en el sistema de gobierno manejado por un partido único, existe un Ministerio de la Verdad encargado de manipular toda la información para que sea consumida por los habitantes, en medio de esto se encuentra el líder llamado Gran Hermano cuya imagen es reproducida en afiches e imágenes de TV por todas partes, llevando a cabo un verdadero lavado de cerebro, hasta que un trabajador del Ministerio de la Verdad , llamado Winston Smith, se rebela y decide denunciar la falsedad en que está asentado ese gobierno, el final de la novela es espeluznante.

La obra publicada en 1949 en pleno despegue de la Guerra Fría fue utilizada por sectores reaccionarios y de derecha para atacar a la Unión Soviética y sus aliados, nada más alejado de lo que Orwell verdaderamente denunciaba en el libro, pues en 1984 el autor no solo hace una fuerte crítica al sistema de vigilancia instaurada por los comunistas sino que es una denuncia a los sistemas totalitarios en el mundo, indistintamente del signo ideológico que sea, incluso de las propias democracias occidentales que al sentirse amenazadas pueden incurrir en métodos deleznables para manipular y anular la libertad de los individuos, asentado incluso sobre el uso de la tecnología en especial de la televisión. Esto no estuvo tan alejado de la realidad, hoy sabemos que el Servicio secreto ingles espió a Orwell durante 15 años por considerarlo comunista, y que la televisión junto a otros medios tecnológicos de comunicación pueden ser usados para transmitir mensajes subliminales que induzcan a las personas a actuar de determinada manera.

En resumen, la obra orwelliana está vigente y es un alegato en defensa de la libertad y la solidaridad del hombre y un ataque en contra de todos los  totalitarismos existentes y de aquellas democracias autoritarias que al  construir un sistema de vigilancia permanente con el pretexto de combatir a un enemigo,  buscan la enajenación del ser humano. Si revisamos los acontecimientos históricos ocurrido hace poco con el pretexto de la lucha global contra el terrorismo podemos decir que el mensaje de Orwell no es para el futuro sino para un espeluznante presente, porque lamentablemente sí existe el Gran Hermano. (O)