Vida

8 años de Ludovico y están más vivos que nunca

8 años de Ludovico y están más vivos que nunca

La banda guayaquileña de indie rock, que también mezcla géneros como el dance y el post punk, ya tiene un lugar ganado dentro del público guayaquileño que consume música independiente.

El power trío no se niega a morir y está en camino a sacar su segundo material discográfico.

Precisamente el pasado domingo brindó en Paradero Arte y Café un side show de lo que sería su aniversario y su próximo concierto en La Fiesta de la Música, en la ciudad de Cuenca.

Abrió Guapo, un proyecto de covers a dúo que alternaba entre guitarra, bajo y batería a John Villamar y Fa Paredes. Ambos demostraron toda la fuerza visceral intrínseca del rock.

Tuvieron dos sets: el primero de ellos con John en el bajo y Fa en la batería, interpretando temas de las bandas Death From Above 1979 y Royal Blood, mientras que el segundo constó de versiones del dúo The White Stripes.

El público incesantemente coreaba “gua-po, gua-po”, luego de un derroche tremendo de energía. Inmediatamente llegó al escenario Ney Suárez (batería), para completar la alineación clásica de Ludovico, quienes han ido incorporando miembros como Matías Brito (percusión) y Javier Vera (teclados), sin embargo ayer recordaron los inicios de la banda.

Sin olvidar felicitar a todos los padres en su día, iniciaron con canciones que se encontraban incluidas en Agnosia (2012) y Fulminato (2013), para luego repasar lo que hasta ahora es su único disco de larga duración Ciudad del calor (2015).

La impronta de la agrupación local siempre ha sido dejarlo todo en vivo y esta no fue la excepción.

Los fanáticos corearon canciones como Cuando estés cerca, Esto es anonimato, entre otras.

Siempre llamó mi atención la puntual y explosiva batería de Ney, quien también maneja beats muy versátiles que ponen a bailar a los espectadores.

Guitarras distorsionadas y bajos con diversos efectos de modulación retumbaron por las calles de la desolada dominical Urdesa.

Lejos de ser impecables, fueron libres. Esa es una de las cosas que más permite disfrutar su música. ¡Feliz cumpleaños, Ludovico! (O)