Vida

A los cuatro días, joven apareció muerto en el Lago San Pablo

A los cuatro días, joven apareció muerto en el Lago San Pablo

Luego de cuatro días sin saber dónde se encontraba el cuerpo de Saydi Arellano, sus seres queridos pueden darle el último adiós. Hoy, su cadáver fue localizado a unos quince metros de profundidad en el turístico lago San Pablo, cantón Otavalo, provincia de Imbabura, donde se ahogó el fin de semana.

Lo que comenzó como una distracción para Saydi terminó en desgracia. El último sábado salió de su casa en bicicleta. Se fue hasta el lugar donde jugó vóley y luego ingresó al agua para nadar. Ese momento se encontraba junto a dos amigos.

Arellano desapareció de un momento a otro y no salió a la orilla en el sector de la comunidad de Camuendo, por lo que sus acompañantes se preocuparon y alertaron del hecho al ECU-911. Uno de los buzos del Cuerpo de Bomberos explicó que ese día el oleaje aumentó y también hubo viento fuerte.

A las labores se sumaron policías del Grupo de Operaciones Especiales, GOE, mientras los familiares esperaban noticias de su ser querido. Deseaban encontrarlo con vida, pero las esperanzas se desvanecieron. Hoy en una de las inspecciones lograron observar un bulto. El cadáver yacía a unos treinta metros de la orilla.

Esta no es la primera vez que personas mueren ahogadas en el lago. En el mes de mayo de 2017, un adolescente de 15 y un hombre de 20 fallecieron cuando fueron arrastrados por el oleaje. Uno de ellos estaba quedó atrapado entre las algas y la sedimentación.