Vida

Bimo, que reemplazó al dinero electrónico, aún busca masificarse

Bimo, que reemplazó al dinero electrónico, aún busca masificarse

La billetera móvil Bimo, que buscaba reemplazar al programa estatal de dinero electrónico, cumple este mes su primer año de funcionamiento, aunque no con los indicadores proyectados.

En estos 12 meses se realizaron 510 765 operaciones. Esto es el 20% de la meta inicial, que eran 2,5 millones.

Del total de operaciones, la mayor parte fue consulta de saldo y solo 5% correspondió a pagos y cobros de usuarios.

La ‘app’, creada por Banred, movió apenas USD 185 000 y casi la mitad de las transacciones correspondió a montos de entre USD 1 y USD 10. La herramienta fue usada más por jóvenes: siete de cada 10 usuarios tienen menos de 30 años.

Bimo nació como una alternativa para incluir a personas sin cuentas o sin productos financieros; es decir, a la población no bancarizada.

El producto permite que las personas creen una billetera móvil sin necesidad de abrir una cuenta tradicional en una institución financiera.

Los usuarios solo deben usar su número de celular y contar con acceso a Internet.

Aunque en los primeros meses solo se permitían transacciones diarias de hasta USD 50, desde junio pasado el monto máximo subió a USD 100.

La banca privada anunció la creación de esta plataforma en reemplazo al dinero electrónico impulsado desde diciembre del 2014 por el Banco Central del Ecuador y que dejó de operar en el 2017. En su primer año, el programa estatal movió USD 5,6 millones, pues el tope máximo de transacciones mensuales era USD 2 000.

Pablo Narváez, gerente de Banred, explicó que Bimo no alcanzó las metas que se fijó inicialmente la empresa debido a dos problemas. Primero, el paro por la eliminación de los subsidios a las gasolinas comenzó el mismo día que se lanzó la ‘app’. Y luego, en los meses de semáforo en rojo por la pandemia, la empresa no pudo llevar a cabo todos sus planes de difusión de la herramienta.
Pero la pandemia también creó una oportunidad, según Narváez, pues más personas buscaron métodos alternativos al efectivo para reducir los riesgos de contagio al manipular billetes y monedas.

Antes de la emergencia sanitaria se registraban alrededor de 22 000 operaciones al mes, en promedio, pero desde abril esa cifra aumentó a 35 499.

“Desde marzo tenemos un equipo técnico dictando charlas por Internet y realizando talleres presenciales con cooperativas de taxis, mercados, cámaras de comercio, empresas de ventas por catálogo”, contó el gerente de Banred.

Rommel Rosero, coordinador de la Agencia Distrital del Comercio del Municipio de Quito, comentó que en los primeros meses de pandemia se impulsó el uso de Bimo entre comerciantes de mercados y ferias en la capital.

“En un 30% de los mercados y ferias de Quito conocen la aplicación. Al principio generaba un poco de temor en los comerciantes no ver el dinero en la mano, pero fueron acostumbrándose”, dijo.

La herramienta ayudó a los negocios que incursionaron en las entregas a domicilio.

María Fernanda Santillán y su novio Luis Gallo empezaron a entregar carnes a domicilio en Quito, desde marzo, con su negocio Kiki Market. “Ha sido muy útil porque la gente no quiere manipular efectivo, además, se acredita más rápido que cuando es una transacción interbancaria”, contó.

Daniela Yánez, en cambio, conoció Bimo en junio pasado. Ella usa la ‘app’ en las ventas a domicilio de su cafetería, ­Dough, y en promedio recibe entre 10 y 15 pagos al mes.

Ella destaca que es más barato usar Bimo para aquellos clientes con cuentas bancarias distintas a las de la cafetería. “Si me hacen la transferencia interbancaria tienen que pagar USD 0,45, pero si usan Bimo solo pagan USD 0,10”.

Narváez señala que en el 2021 esperan que finalmente la herramienta se masifique. 

Actualmente hay 22 entidades que están trabajando con la herramienta. Mutualista Pichincha es una de ellas.

José Luis Vivero, gerente de Canales Comerciales de la institución financiera , cuenta que las transacciones Bimo fueron algo menos del 1% de todas las transacciones virtuales en la Mutualista. Pero es optimista sobre el 2021.

“El proyecto aún está en etapa de difusión. Las transacciones virtuales están creciendo, los clientes experimentaron una transformación digital considerable y se evidencia en el crecimiento mensual”, dijo.