Vida

'Blue Monday': El truco publicitario para hacerte creer que este lunes es "el día más triste del año" y el real peligro de trivializar la depresión

'Blue Monday': El truco publicitario para hacerte creer que este lunes es

Varios factores convierten a este lunes, 18 de enero, en el supuesto día más triste del año. Lo que se conoce como el Blue Monday, denominado así por el psicólogo Cliff Arnall, se corresponde con el tercer lunes del mes de enero.

El origen de esta "tradición" se remonta apenas al 2005 cuando Cliff Arnall, profesor de la Universidad de Cardiff, aseguró que había encontrado la fórmula para conocer el día más triste del año.

Según Arnall, el tercer lunes de enero es el día en la que acumulamos más tristeza por varios motivos: la presión asfixiante por las deudas de Navidad, no haber cobrado el sueldo de enero, cielos nublados por la llegada del inminente frío o lluvias, o los propósitos de año nuevo que ya damos por perdidos. Y a todos estos fenómenos, este año debemos sumarle la pandemia por el coronavirus.

Pero hay que aclarar que como otros tantos 'Día de...', el Blue Monday no es más que un invento publicitario. Su popularidad nace de una fórmula matemática cuestionada desde el ámbito científico.

Ecuación del Blue Monday carece de base científica

La ecuación inventada por Cliff Arnall no es nada sencilla: [W+(D-d)]xTQ/MxNA. La W es el tiempo que hace; la D mayúscula son las deudas; la d minúscula es el sueldo; la T el tiempo pasado desde Navidad; la Q el tiempo transcurrido desde que se ha intentado lograr una meta sin éxito; la M es la motivación y la NA se refiere a la necesidad de emprender nuevas acciones.

Pero después de una inspección más cercana, las variables involucradas son subjetivas y claramente no científicas.

Ninguno de los factores que incluyó Arnall puede medirse o compararse con las mismas unidades. La fórmula no se puede evaluar o verificar adecuadamente. Por ejemplo, no hay forma de medir el número promedio de días desde que la gente no cumplió con su propósito de Año Nuevo. Y el clima de enero varía entre los diferentes estados, países y continentes.

En resumen, no tiene ningún mérito científico y hasta ahora, además de Arnall y las agencias publicitarias, no hay nadie más que haya querido darle crédito a la idea de que existe un día en especial del año que sea más triste que otros.

La agencia de comunicación Porter Novelli fue quien catapultó definitivamente el término Blue Monday. En su campaña de 2005, animó a contrarrestar esa tristeza con unas buenas vacaciones o comprando lo necesario, como los billetes de avión que ellos mismos promocionaban.

Y a pesar de que las investigaciones no han demostrado que haya un día más deprimente que todos los demás, que se conoce que esto en realidad es un truco de relaciones públicas, desafortunadamente se ha consolidado en la cultura moderna.

Cada enero, los blogs comparten sus consejos sobre cómo las personas pueden salvarse de la oscuridad, las empresas aprovechan la oportunidad de promocionar sus productos y servicios para sentirse bien, y las redes sociales hacen lo mismo.

La celebración del Blue Monday ha llenado las redes de comentarios divertidos. Por ejemplo, los usuarios de Twitter no han dejado pasar la oportunidad de compartir memes para reírse del día más triste del año.

"No tenía idea de que ganaría la popularidad que tiene", le dijo Arnall a CNN. "Supongo que mucha gente lo reconoce por sí mismo".

Arnall también ha afirmado hacer campaña contra su propia idea de Blue Monday como parte del grupo activista 'Stop Blue Monday'. Pero ese grupo, como resultó, también fue una campaña de marketing, esta vez para el turismo de invierno en las Islas Canarias.

"No me arrepiento en absoluto", dijo Arnall, y agregó que ha "usado los medios" en varias ocasiones con la intención de iniciar conversaciones sobre psicología.

"Mi problema con la psicología académica y las publicaciones revisadas por pares … realmente no hacen mucha diferencia para las personas normales", agregó Arnall, quien recibió un pago de £1.200 (poco más de 1.500 dólares al cambio actual) para crear el Blue Monday.

Los serios riesgos de trivializar la depresión

Lo dicho por Arnall no es una opinión popular ni compartida en su profesión.

"Esta no es la forma correcta de crear conciencia", dijo Antonis Kousoulis, director de la Fundación de Salud Mental del Reino Unido. "Al decir que este día es el día más deprimente del año, sin ninguna evidencia, estamos trivializando cuán grave puede ser la depresión".

"La salud mental es el mayor desafío de salud de nuestra generación", agregó. "Trivializarlo es completamente inaceptable".

"La depresión no es un fenómeno de un solo día", dijo Shah. "La depresión es un síndrome clínico que tiene que ser de al menos dos semanas, la mayor parte del día, la mayoría de los días".

Los críticos del concepto de un Blue Monday han sostenido que atribuir la depresión clínica a causas externas como la cantidad de días desde Navidad puede afectar negativamente a las personas que la padecen al sugerir que su condición podría resolverse con algo tan fácil como reservar unas vacaciones en una playa soleada.

Lo que es real es la tristeza invernal, más conocida clínicamente como Trastorno Afectivo Estacional (TAE). Es una forma de depresión que las personas experimentan generalmente durante los meses de otoño e invierno cuando hay menos luz solar. Los meses más difíciles para las personas con TAE en Estados Unidos tienden a ser enero y febrero, pero mejora con la llegada de la primavera.

Psychology Today informó que se estima que el TAE afecta a 10 millones de estadounidenses, y que otro 10% a 20% puede tener síntomas leves. Para el 5% de los adultos que experimentan TAE, aproximadamente el 40% del año tienen síntomas que pueden ser abrumadores e interferir con su vida diaria.

La condición se ha relacionado con un desequilibrio bioquímico en el cerebro provocado por las horas de luz más cortas y menos luz solar en invierno. A medida que cambian las estaciones, las personas experimentan un cambio en su reloj interno biológico, o ritmo circadiano, que puede hacer que no estén sincronizados con su horario regular.

Los síntomas comunes de TAE incluyen fatiga a pesar de cuánto duerme una persona y el aumento de peso asociado con comer en exceso y antojos de carbohidratos, según la Asociación Estadounidense de Psiquiatría.

Otras señales incluyen sentimientos de tristeza, pérdida de interés en actividades que antes disfrutaba, sentimientos de inutilidad o culpa, problemas para concentrarse o tomar decisiones y pensamientos de muerte o incluso intentos de suicidio.

El TAE puede comenzar a cualquier edad, pero generalmente comienza entre las edades de 18 y 30 y es más común en mujeres que en hombres. (I)