Vida

Casa Chanel celebró oficios artísticos con desfile

Casa Chanel celebró oficios artísticos con desfile
París -

La casa Chanel celebró el miércoles los oficios artísticos, en los que se basan buena parte de su ropa, en un desfile intimista en París en un decorado imaginado por Sofia Coppola que reproducía el apartamento de su creadora Coco Chanel.

Las modelos estrella Gigi Hadid y Kaia Gerber vistieron "tesoros" diseñados por la directora artística de la casa, Virginie Viard, para este desfile tradicional desde 2002, que pone en valor las habilidades únicas de bordadores, 'plumateros', los encargados de los adornos, de los guantes y otros tantos artesanos que convierten en joyas únicas cada una de las piezas de las casas de alta costura.

Después de Hamburgo y Nueva York, el desfile de los oficios artísticos tuvo lugar este año en el Grand Palais de París (un lugar que suele albergar grandes exposiciones) donde la firma presenta sus colecciones de alta costura y prêt-à-porter.

La cita fue adelantada un día debido a la huelga general convocada para este jueves en Francia contra la reforma de las pensiones.

La actriz española Penélope Cruz y la francesa Carole Bouquet estuvieron entre los invitados.

Bautizada "31 rue Cambon", dirección de salones y estudios históricos de Chanel con una escalera flanqueada de espejos y símbolos cubistas, esta colección se inspiró en el apartamento de Gabrielle Chanel, la "Mademoiselle (señorita)", "un lugar cálido", muy querido para Virginie Viard y lleno de talismanes como la espiga dorada pintada por Dalí hecha en bordado de lentejuelas.

El decorado del desfile fue concebido por la cineasta estadounidense Sofia Coppola, vieja amiga de la 'maison' francesa.

"Virginie y yo hablamos de los códigos de la casa que salieron, en buena parte, del apartamento de Gabrielle Chanel, de la forma de integrar estos códigos en el decorado", dice en unas notas de presentación del desfile.

"'Hija' de Karl y Gabrielle"

Este apartamento, situado en el segundo piso, entre los salones y el estudio de creación, está lleno de referencias como la doble C entrelazada o las camelias, la flor emblema de Coco Chanel, que durante mucho tiempo llevaron sus "cocottes" (seguidoras) y los dandies del siglo XIX que Chanel rescató para introducirla en los armarios de las mujeres de todo el mundo.

La modelo italiana Vittoria Ceretti, vestida con una chaqueta esculpida en camelias bordadas de estrás (densos cristales que imitan a las piedras preciosas) y falda negra también decorada con la flor, cerró el desfile que presentó otros grandes clásicos revisitados como cadenas, nudos, trajes bicolor o vestidos negros con cinturones dorados.

"He absorbido completamente los códigos Chanel. Vi cómo los retorcía Karl (Lagerfield). Yo crecí aquí. Soy 'hija' de Karl y de Gabrielle", subraya Virginie Viard, exbrazo derecho de Lagerfeld a quien sucedió después de la muerte de este en febrero de 2019.

En Instagram, Chanel develó la preparación de la cita con imágenes de Virginie Viard manos a la obra en los talleres de bordadores Lesage et Montex o del florista Lemarié.

"Quiero que ponerse una prenda Chanel sea como llevar un tesoro", dice en uno de estos vídeos. "Ponemos estrás en todo, es más luminoso", dice en otro vídeo Christelle Kocher, directora artística de Lemarié mientras confecciona una chaqueta blanca con camelias.

Desde 1985, Chanel ha comprado más de treinta talleres y manufacturas por el mundo que emplean a unos 5.000 trabajadores, y que están al servicio de su propia creación pero que también trabajan para otras casas de lujo.

La casa está construyendo otra sede para oficios en Aubervilliers, un barrio popular en el norte de París, que será inaugurada el próximo año, y reunirá a 600 personas en talleres modernos y luminosos.

El edificio de 25.500 m2, concebido por el arquitecto Rudy Ricciotti, autor entre otros del Departamento de Artes del Islam en el Museo del Louvre, acogerá once talleres artesanos.

"Cuando comenzamos a trabajar con estas casas en los años 1985-1990, estas estaban dispersas por todo París. Estos talleres se quedaron demasiado pequeños. Para que sigan desarrollándose y atrayendo nuevos talentos había que dar un nuevo impulso a la historia", explicó a la AFP en octubre el presidente de actividades de moda de Chanel, Bruno Pavlovsky. (E)