Vida

Ciudadanos venezolanos, víctimas de redes delictivas

Ciudadanos venezolanos, víctimas de redes delictivas

Los mensajes llegan por WhatsApp y Facebook y circulan entre los grupos de venezolanos que se encuentran en Ecuador.

Los remitentes ‘ofertan’ viajes todos los días desde Quito hasta Rumichaca, en el Carchi. El ‘servicio’ incluye el cruce de la frontera norte por trochas.

Quienes están detrás de estos mensajes no contestan llamadas. Solamente interactúan por mensajes y hablan del trayecto que deben cumplir los migrantes que, por la crisis, decidieron regresar a Venezuela.

Envían videos y en uno de estos se ve cómo una mujer con mascarilla llega a la parte más alta de una montaña. Una niña la abraza. Cinco personas están atrás. Cada una lleva una maleta como equipaje. El hombre que graba dice que están próximos a llegar a Colombia.

En otro video se observa a una joven que cruza el río sobre una balsa hecha con neumáticos. Al otro lado, una persona tira de una cuerda y dirige la embarcación, que tambalea por la corriente. La recogen desde la orilla de enfrente.

En una tercera grabación, un hombre enfoca a una mujer y le dice: “Una señorita ya está próxima a pasar al lado colombiano. Como pueden ver, todo es 100% seguro. No hay nada de militares ni de policías”.

Con la cámara hace una toma panorámica. El paisaje muestra un camino polvoriento que rompe las montañas.

Este Diario habló con uno de los migrantes que cruzó las trochas y llegó a Colombia. Por teléfono cuenta que lo llevaron de Quito a Tulcán y en Rumichaca lo agruparon con ocho personas. Todos caminaron
3 horas para entrar a ese país.

El tránsito de migrantes por pasos clandestinos creció en marzo y abril, y llegó a su pico más alto en mayo. Esa información la tiene el general Gustavo Acosta, comandante de la Cuarta División del Ejército.

Él está a cargo de la línea fronteriza. Asegura que hoy se ven grupos esporádicos de seis a ocho personas, pero que llegaron a tener hasta 400 personas de manera simultánea en el puente de Rumichaca.

Cuando las fronteras se cerraron por el coronavirus, los extranjeros buscaron los pasos irregulares para dejar Ecuador. Por eso se reforzó el control militar en estas zonas.

Los soldados que patrullan las 42 trochas identificadas en Carchi alertan de la existencia de “coyoterismo”. Conocen casos de personas que pagaron por atravesar la frontera.

El tema lo investiga la Policía. El coronel Luis Chica, comandante del Carchi, señala que hay una indagación previa abierta desde hace tres meses.

El caso comenzó tras la detención de un hombre que llevaba a venezolanos en una camioneta. Hoy, los agentes rastrean a los grupos delictivos que captan a migrantes.

El Código Penal (art. 213) sanciona con cárcel de hasta 10 años a quien ayude a la migración irregular. La misma pena recae para los dueños de los autos que se usan para este fin.

En Colombia también se ejecutan operativos. El 15 de agosto, la Policía detuvo a 15 personas, incluido el gerente de la terminal de transportes de Ipiales y el gerente de Gestión de Riesgos de la misma localidad.

Las organizaciones no gubernamentales que trabajan con migrantes señalan que las redes se aprovechan de esta situación para obtener dinero.

Jorge Medranda, de la Fundación Diálogo Diverso, que trabaja con personas Glbti en movilidad humana, ha conversado con víctimas de este delito. “Muchos se exponen a asaltos, extorsiones y violaciones”.

Con base en los casos que conoce, dice que estas redes operan con ‘enganchadores’ que se acercan a los migrantes y aceptan todo tipo de pago.

A su fundación han llegado extranjeros que relatan haber entregado celulares o pertenencias que consiguieron mientras estaban en Ecuador.

La Unidad Antitrata de la Policía indaga dos denuncias de explotación sexual de la que ciudadanas de Venezuela habrían sido víctimas en Carchi.

Además, en el intento de cruzar las trochas ya se han registrado cuatro decesos durante la pandemia. El 8 de julio, una mujer cayó al río y fue arrastrada por la corriente.Bomberos llegaron a El Brinco y rescataron el cuerpo. Testigos dijeron que quería llegar a Colombia.

MÁS SOBRE LA EMERGENCIA SANITARIA

Noticias
Medidas de protección
Mapa de infectados
Glosario