Vida

Coronavirus: ¡Que el 'paniqueo' no te baje las defensas!

Coronavirus: ¡Que el 'paniqueo' no te baje las defensas!

Han pasado 18 días desde que Guayaquil pasó al semáforo sanitario amarillo, con las menores restricciones que ello implica. Desde aquel 20 de mayo de 2020, día en que inició esta nueva etapa para la ciudad, ya se notó que en gran parte de la ciudadanía el temor por contagiarse de coronavirus había disminuido en algo.

LEE TAMBIÉN: Coronavirus: deudos harán un plantón en Guayaquil por cadáveres desaparecidos

En todo este tiempo, muchos se han enfrentado a dos realidades: por un lado, quienes ya venían saliendo a las calles desde el semáforo en rojo tenían cierto relajamiento; mientras que quienes no abandonaron sus hogares, sino hasta aquella fecha, tenían un ligero miedo.

Ambas reacciones son plenamente justificadas desde el punto de vista emocional, según explica Jenny Alvarado, psicóloga educativa y presidenta del Colegio de Psicólogos Educativos del Guayas.

Cambio del modo de vida

La profesional señala que, generalmente, a todas las personas les afecta el encierro. “Han estado acostumbrados a realizar sus actividades laborales, familiares, con amigos, a salir los fines de semana. Y el confinamiento es todo un cambio de hábitos y de estructura organizativa, tanto familiar como personal”, describe.

Cuando ocurre tal situación, podrían generarse cuadros de ansiedad, aburrimiento, fastidio, pues las personas, en algunos casos, recién se están reencontrando con otros miembros de la familia. “Por estos estados emocionales, podían estarse dando situaciones de fricciones, de conflicto entre ellos”, menciona.

Alvarado añade que cuando la gente se reintegra a la rutina que tenía antes, pero con las modificaciones que la situación sanitaria implica, puede sobrevenir cierta sensación de inseguridad, que puede ser más o menos fuerte según cada individuo.

El ‘paniqueo’ baja las defensas

Alvarado aconseja que para enfrentar estos miedos es necesario informarse sobre las formas de contagio del virus para, a partir de esos datos, tomar las medidas preventivas.

Aplacar los nervios es importante, además, porque “todas estas alteraciones emocionales van a cambiar los niveles de las defensas en los seres humanos y son más proclives a que si estas están bajas, podrían adquirir no solo el coronavirus, sino cualquier tipo de virus”, dice la experta.

¿Cómo calmarse?

Finalmente, la psicóloga recomienda que durante el día, es bueno que cada persona tenga lapsos de relajación. Para ello se puede recurrir a la aromaterapia, musicoterapia, para bajar los niveles de tensión.

Otra recomendación clave es darse masajes, principalmente en la frente, en la zona craneal y en las manos.