Vida

Crítica de Gourman: El Mercado

Crítica de Gourman: El Mercado

El Mercado es un restaurante ubicado en la Calle Larga, en un sector vibrante del casco histórico de Cuenca. Al ingresar se atraviesa la tienda del local y el sector de elaboración de postres, para llegar al bar. El sector principal del restaurante está en el piso inferior, bajando por las escaleras en cuyo fondo se puede apreciar, a través de un gran ventanal que cubre los dos pisos, el Río Tomebamba. El sitio es de los más acogedores de la ciudad, decorado finamente con elementos rústicos, modernos y vegetación.

Comenzamos con un ceviche de pescado por insistencia de nuestro anfitrión. No me pareció gran idea pedirlo en Cuenca. No me arrepentí. El corte del pescado, perfecto, así como su preparación. Había sido encurtido no más de 20 minutos antes de prepararlo. Es la manera de sacar lo mejor del producto. Los que son tratados encurtiéndose por horas, o de un día para otro, pierden mucho. Era preparado en leche de tigre, leche de coco, aceite de hierbas, cebolla colorada y chulpi picante. ¡De los mejores ceviches que he comido!

Pude probar la mitad de la hamburguesa que alguien de mi mesa decidió era muy grande para su apetito. Buena. No espectacular. Ante esto, por lo interesante de la carta de El Mercado, recomendaría ver otras opciones.

Continué con el Tiradito de pescado en dos maneras. Láminas de pescado curado previamente, en crema de ají y arazá, camote morado y chicharrón de pescado con hojas del huerto. El arazá le da frescura a este plato, bajando también el picor del ají. El Chicharrón provee un buen juego de texturas.

Luego Mar y Tierra, Langostinos en mantequilla de hierbas, bife de chorizo, con alioli de ajo negro. Un plato recomendado.

Terminamos con un Filete El Mercado. La calidad del corte y el término, óptimos. Acompañado con una guarnición de puré de papas y verduras, y una reducción que combinaba perfectamente con ésta: De vino tinto con hongos y probablemente toques de balsámico.

Mi mesa no me acompañó con el último pedido que tenía en mente, de excelente cara: Magret de Pato sellado al sartén, el término perfecto para este producto, en salsa de arándanos azules, con puré al ajo asado, berenjenas crocantes y espárragos. Responsablemente no podría recomendarlo algo sin haberlo probado antes. Sin embargo, viendo el plato y leyendo su construcción, con la buena calidad de cocina del sitio, me atrevería.

De postres, al centro de la mesa llegó una tarta de manzana coronada por un creme brulee de vainilla y un macarrón gigante relleno de frambuesa y chirimoya. En efecto, su sabor fue como se oye.

El Mercado en Cuenca tiene precios competitivos, esta cena para 6 personas, con una Botella de un buen vino mendocino, costó aproximadamente $25 por persona. (O)