Vida

Crítica de Gourman: Kobe

Crítica de Gourman: Kobe

Ubicado en Las Monjas y la calle Tercera, en Urdesa. Lo primero que probamos fueron sus cocteles. Había una promoción de 2 x 3, en la que mis acompañantes se engancharon inmediatamente. Algunos de ellos interesantes, especialmente el que utilizaba sake en su composición. Los tres fueron enviados nuevamente al bar para ser reforzados, ya que a nuestro juicio estaban un tanto suaves. Cuando un coctel es muy dulce, es clave revisar su contenido alcohólico. Si este es poco, puede que el dulzor del mismo sea muy alto.

Una crítica a Kobe es literalmente como hacer una crítica a Noé, porque comer en Kobe es como comer en Noé. Siendo las dos marcas parte del mismo grupo, no encuentro diferencias importantes de identidad entre ellas. Me parece que casi podrían intercambiar menús o imagen sin que se notara.

Kobe se trata sobre cocina Nikkei básicamente, con algunas innovaciones locales propias como la incorporación de maduro en algunos de sus rollos.

Su menú se puede dividir en sopas, rollos, sushi y sashimis y tatakis.

Sus rollos son una muy buena opción en relación precio-calidad. Tienen muchas combinaciones de salsas para estos, usando reducciones, salsas dulces combinando diferentes tipos de texturas tempurizando o flambeándolos. Son una parte interesante del menú. Una oferta bien construida y a buenos precios. Lo mismo podría decir de sus sopas. Muy buenas creaciones, que yo preferiría con menos crema en su base, pero en definitiva, interesantes.

Lo único que me parece desentona del menú de Kobe es el ramen. Podría decir al lector que Kobe es un buen sitio, y que al igual que Noé, casi cualquier plato de su carta va a estar bien y es seguro pedir. En este caso, excepto el ramen, que me pareció muy por debajo del resto de lo probado.

Los tatakis, el sushi y el sashimi estuvieron bien. Mi crítica con todos los restaurantes de comida japonesa de la ciudad es la calidad de los pescados. Si bien es estándar, ninguno de los que haya probado se ha esforzado por tener excelente materia prima ni cortes, pescados con más grasa, mejor textura, mejor seleccionados, es decir, mejor calidad. Esta es una falencia en toda la ciudad. Se puede encontrar sushi decente en Guayaquil. Muy bueno o excelente, hasta ahora, en ningún sitio que yo conozca. (O)