Vida

Daniel Habif: Es mejor una aventura

Daniel Habif: Es mejor una aventura

Daniel Habif tiene que motivar, diariamente y solo en Instagram, a 5,3 millones de personas. El motivador, influencer, activista y publicista mexicano se ha hecho camino como conferencista en varios países, incluido Ecuador, donde pensaba brindar el año pasado (antes de las convulsiones políticas en varios países latinoamericanos) su charla ‘Inquebrantables’, basada en su libro que lleva el mismo título. A días de encontrarse con sus seguidores en Cuenca, el próximo 11 de febrero; en Guayaquil, el 12, y en Quito el 13, Habif responde a Diario EL UNIVERSO ¿por qué es mejor una aventura que una vida?

¿Por qué es urgente volvernos inquebrantables?

La tercera guerra mundial ya la estamos viviendo en las redes sociales y se nota en la polarización que tenemos como seres humanos.

¿En qué temas, por ejemplo, estamos divididos?

En todo aquello que no reconozcamos en nosotros mismos y si en alguien más lo vemos como un error. No aceptamos la religión, ideología, forma de pensar del otro (...), es un mundo que te quiere reducir a tus opiniones.

¿Tiene permitido quebrarse el ‘inquebrantable’?

Vivo quebrado, mis cosas favoritas son mis heridas. Ser inquebrantable no es una postura para fingir perfección. Jamás en la vida invitaría a la gente a evitar el dolor porque eso sería negar la humanidad. Es vivir quebrado, saber que ya no te pueden romper más y no usar esas piezas para victimizarte.

Ha dicho que la felicidad ocurre cuando no nos comparamos, ¿cómo cuida que sus 5,3 millones de seguidores no se comparen con usted?

Con quienes logro tener comunicación, porque es imposible interactuar con 11 millones de personas, y me dicen: ‘Quiero ser como tú’, les dejo en claro que se equivocan. Al compararse pierden su capacidad de unicidad y eso mismo los llevará a conformarse. Puedo ser una inspiración, pero que no me copien o imiten porque voy a fallar (...), he fallado en muchas ocasiones.

Tenía planeado brindar charlas en nuestro país el pasado octubre, mes en el que convulsionamos políticamente. ¿Las manifestaciones que se replicaron también en otros países pueden asumirse como un acto de amor propio?

Veo una bacteria apoderándose de Latinoamérica y las bacterias también pueden ser buenas. Era necesario que todo aconteciera porque vivíamos en una falsa paz, en un caos y estamos diciendo que todo estaba más o menos bien y ya nos dimos cuenta de que no es así, que tenemos muchas cosas que resolver. Las rebeldías más incendiarias nacen del corazón y no de la ira.

¿Cuál será el tema central de su charla?

Ir más allá de las propias competencias del ser humano. (I)