Vida

Dictan prisión a seis detenidos por terrorismo en la Universidad de Guayaquil.

Dictan prisión a seis detenidos por terrorismo en la Universidad de Guayaquil.

Durante la audiencia de formulación de cargos, que terminó en la madrugada de este jueves 19 de septiembre de 2019, el juez Luis Tapia dictó prisión para cinco personas por presunto delito de terrorismo, relacionado con explosiones en la Universidad de Guayaquil. La instrucción se desarrollará durante 90 días. Además, el juez Homero Tayupanda dispuso prisión para otro procesado en flagrancia, por supuesto almacenamiento de municiones y explosivos. La instrucción será de 30 días.

Estas personas fueron detenidas la noche del martes y madrugada del miércoles pasado como presuntos responsables de colocar bombas en la alma máter.

La detención se produjo durante ocho allanamientos donde se encontraron mechones, granadas y ropa usada, así como una mesa donde se estaba fabricando otros artefactos explosivos.

Las investigaciones tomaron algún tiempo, ya que era importante establecer vinculaciones y motivaciones.

Según la ministra de Gobierno, María Paula Romo, se trata de dirigentes y exdirigentes de la universidad.

Los detenidos responden a los nombres de Washington P., de 66 años, quien sería la persona que detonó los artefactos explosivos en la ciudadela Salvador Allende; Joshua, P. (28), quien junto a su padre habría colocado los artefactos explosivos; Cristhian F. (25), exalumno de la Facultad de Comunicación Social, cuyo interés sería ocupar un cargo en la universidad y culminar su carrera. Él realizaba reconocimiento de cámaras de seguridad previo a la detonación del artefacto suscitado el 1 de agosto pasado.

También consta Daniel C., activista político, expulsado de la Facso; Víctor P. (32), quien se desempeñaría como colaborador directo de Cristhian F. y era el encargado de proporcionar la logística, y Felipe B., ingeniero químico (54), quien sería el encargado de proveer los insumos y armar los explosivos en su domicilio, por los conocimientos adquiridos en su profesión.

Ellos serán procesados bajo el delito de terroristas que señala entre 10 y 13 años de prisión.