Vida

Dos mujeres consagradas en la Orden de las Vírgenes

Dos mujeres consagradas en la Orden de las Vírgenes

“A esta Ordo Virginum pertenecían, en los primeros siglos, santa Lucía, santa Inés, santa Águeda, entre otras santas. En Latinoamérica encontramos a santa Rosa de Lima, una mujer consagrada al Señor, que vivió en su casa y tomó como espiritualidad la de santo Domingo de Guzmán. En nuestra Patria están santa Marianita de Jesús, santa Narcisa de Jesús, que también fueron vírgenes consagradas”. Esas fueron parte de las palabras que monseñor Luis Cabrera mencionó en una ceremonia de consagración.

El pasado domingo, fiesta de la Natividad de María, fueron consagradas en el Ordo Virginum (Orden de las Vírgenes) las hermanas Marlene Marcial y Norma Álvarez. El arzobispo de Guayaquil presidió la eucaristía en la parroquia El Sagrario, en el centro de la urbe, señala el portal de la Arquidiócesis de la ciudad.

En la ceremonia, monseñor Cabrera explicó que “existen distintos estilos de vida para seguir a Jesús, entre los más conocidos están la vida sacerdotal, la religiosa, la matrimonial y un estilo de vida muy activo y que está comprometido con nuestra Iglesia: la Orden de las Vírgenes. Esta forma de vida consagrada femenina es la más antigua en la Iglesia. En ella las mujeres se entregan totalmente a Dios viviendo en sus casas y realizando sus actividades habituales”.

La Orden de las Vírgenes es una espiritualidad donde las consagradas no pertenecen a una comunidad religiosa y, por lo mismo, pueden vivir solas, en familia o junto a otras consagradas; no dependen de una superiora, sino de la autoridad directa del obispo de la diócesis. “Él es el único que puede realizar el rito de consagración y designar el trabajo pastoral que ellas realizarán en la Iglesia local”, apunta la Arquidiócesis.

La pertenencia a la Orden de las Vírgenes está precedida por un proceso de discernimiento vocacional y, también, de una formación espiritual, doctrinal y pastoral impartida por el obispo o su delegado. La edad mínima para poder realizar la consagración es de 25 años.

Concluida la misa, la celebración continuó con el rito de consagración, en el que, después de pedir la intercesión de los santos con las letanías, el obispo llamó a las candidatas para realizar la oración de consagración. (I)

Ritual

Orden de las Vírgenes

Anillos

En la celebración de la ceremonia de consagración de las nuevas integrantes de la Orden de las Vírgenes, ellas recibieron las insignias: el anillo, la Liturgia de las Horas y la cruz, como signos de compromiso con la Iglesia.

.