Vida

EE.UU. asegura haber matado a un líder 'fundacional' de Al Shabab en Somalia

EE.UU. asegura haber matado a un líder 'fundacional' de Al Shabab en Somalia

El mando militar para África de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos (Africom) aseguró este martes 7 de abril del 2020 haber matado a un líder "fundacional" del grupo yihadista somalí Al Shabab en un "ataque aéreo de precisión" efectuado con drones en Somalia.

En un comunicado, Africom identificó a Yusuf Jiis como "uno de los tres terroristas" que murieron en un bombardeo realizado el pasado jueves 2 de abril del 2020 en una zona de la región de Bay (sur), a algo más de 200 kilómetros al oeste de Mogadiscio.

Jiis "fue uno de los miembros fundadores del grupo terrorista y ocupó muchos cargos importantes que facilitaron las actividades violentas y dañinas de Al Shabab en toda África del Este", señaló el mando militar estadounidense para el continente africano.

"Este individuo era un líder clave en la organización", indicó el comandante de Africom, general Stephen Townsend, quien agregó que su muerte "hace que Somalia y los países vecinos sean más seguros".

EE.UU., que tiene desplegados unos 500 militares en este país del Cuerno de África, suele realizar ataques aéreos con drones en feudos de Al Shabab y cuenta sobre el terreno con el respaldo del Ejército somalí y las fuerzas de la misión multinacional de paz de la Unión Africana en Somalia (Amisom).

Al Shabab, que se afilió a Al Qaeda en 2012, controla parte del territorio en el centro y el sur de Somalia y lucha con el fin de instaurar en el país un Estado islámico de corte wahabí (ultraconservador).

El grupo yihadista no sólo perpetra atentados en Somalia, sino también en países vecinos, especialmente Kenia.

En los últimos diez años, más de 31 000 personas (incluidos casi 4 500 civiles) han perecido por ataques de Al Shabab, según cifras de Armed Conflict Location and Event Dataset (Acled), entidad especializada en la tabulación de datos sobre conflictos.

Somalia vive en un estado de conflicto y caos desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barré, lo que dejó al país sin gobierno efectivo y en manos de milicias islamistas y señores de la guerra.