Vida

El foie gras, una 'delicatessen' a costa del maltrato animal

El foie gras, una 'delicatessen' a costa del maltrato animal

El foie gras (hígado graso) es una especialidad gourmet que se incluye en comidas festivas o de celebración, es un paté considerado delicatessen. Pero la satisfacción culinaria de algunos se realiza a costa del sufrimiento de animales, específicamente patos, ocas o gansos.

Este producto adorado por muchos franceses se puede encontrar en distintos formatos, fresco, en mousse o el bloc de foie gras. Para elaborarlo, las aves -generalmente a partir del cuarto mes de vida- son obligadas a comer hasta que desarrollen una lipidosis hepática, comúnmente conocida como “enfermedad del hígado graso”.

La alimentación forzada ocasiona que el hígado de las aves se hinche unas diez veces más que su tamaño normal, llegando a pasar de 120 gramos a unos 1300 gramos. Muchas de las aves tienen dificultad para pararse porque sus doloridos hígados agrandados inflaman sus abdómenes.

La alimentación de las aves consistirá en maicena adicionada con grasa porcina; aproximadamente consumen 3 kilogramos por día, lo que equivaldría en los humanos a consumir 12 kilogramos de fideos por día, según detalla animanaturalis.org

Para convencer a los animales, ya que muchas veces pierden el apetito y se niegan a ingerir, son inmovilizados y se les coloca por el pico un embudo con un tubo de metal que a veces es de 40 centímetros; por allí se le introduce a presión el alimento tres veces por día. Finalmente el animal será sacrificado en el mismo lugar donde fue alimentado.

Protestas y prohibición

Esta práctica ha sido denunciada durante años por grupos de protección animal, hasta el punto de que en algunas partes del mundo esta especialidad ha sido prohibida.

El estado de California prohibió la venta de foie gras en el 2012, pero desde entonces la industria de foie gras ha intentado anular la prohibición. En septiembre del 2017 un panel de tres jueces de la Corte de Apelaciones de los EE. UU. ratificó la prohibición. Después, la industria del foie gras pidió a la justicia revisar la decisión, y la solicitud fue negada, detalla la organización Personas por el trato ético de los animales (PETA).

Posteriormente, la decisión se apeló en la Suprema Corte, donde se dejó la prohibición en un limbo legal, no estando en efecto hasta que la corte tomara una resolución. Finalmente para inicios de este año la corte votó para denegar la solicitud de la industria del foie gras de revisión de la prohibición, ratificando la prohibición en California de las ventas del producto.

Por su parte, el Ayuntamiento de Nueva York aprobó en octubre pasado un texto que prohíbe la comercialización de foie gras a partir del 2022. El texto especifica que la prohibición se refiere a productos de aves sometidas a alimentación forzada.

Desde finales de octubre del 2022, tres años después de la adopción de la ley, estará prohibido que cualquier establecimiento de expendio de alimentos venda, sirva o incluso conserve en sus alacenas foie gras. Los infractores se expondrán a una multa de entre 500 y 2000 dólares, que puede renovarse cada 24 horas, detalló la agencia AFP.

La producción de foie gras está prohibida en más de 15 países, incluyendo a Alemania, Argentina, Italia y Gran Bretaña, bien por leyes específicas o por leyes de prohibición a la alimentación forzada, considerándola una forma de tortura hacia los animales.

Diferentes asociaciones en defensa de los derechos de los animales en Francia hacen votos para que el país prohíba la producción de foie gras. En esta nación se celebra el Día Mundial contra el foie gras el 21 de noviembre.

En la actualidad existe una oferta de foie gras obtenido sin alimentación forzada, pero sus volúmenes son insignificantes a escala industrial.

Una start-up francesa, Aviwell, desarrolla también un método alternativo de fabricación que podría ser utilizado por la industria. Esta versión utiliza bacterias, ingeridas por el ganso como suero, para estimular una acumulación de grasa natural, en lugar de forzada. (I)