Vida

En pacientes con COVID-19 leve es frecuente la disfunción olfativa en comparación a casos moderados o críticos, según estudio

En pacientes con COVID-19 leve es frecuente la disfunción olfativa en comparación a casos moderados o críticos, según estudio

Un estudio publicado en el Journal of Internal Medicine logró establecer una relación entre la gravedad del cuadro clínico del COVID-19 con los problemas de olfato.

Habitualmente uno de los primeros síntomas de la enfermedad es justamente la pérdida del olfato y gusto, conocidos respectivamente como anosmia y disgeusia. Que en algunos casos puede durar varias semanas o meses.

Del 22 de marzo al 3 de junio de 2020, se identificaron 2581 pacientes con la enfermedad en 18 hospitales europeos. Ellos fueron pacientes ambulatorios y hospitalizados con diagnóstico de COVID-19 confirmado por medio de PCR.

Fueron clasificados como leves (2.194), moderados (110) y críticos (277) y estaban representadas todas las etnias con una mayor prevalencia de los caucásicos. De estas cifras, 1916 (74,2%) pacientes informaron que tenía un disfunción olfativa, es decir, presentaban una pérdida total o parcial del olfato.

El 85,9% del grupo que reportó el problema correspondía del grupo de los pacientes leves, el 4,5% de los moderados y el 6,9% de los críticos.

"La anosmia, la cacosmia, la fantosmia y la disfunción del aroma autoinformadas fueron significativamente más prevalentes en las formas de COVID ‐ 19 de leve a moderada a crítica", se explicó en el estudio.

Los investigadores se plantean que la mayor prevalencia de anosmia se daría en los pacientes leves porque se podría generar una mejor respuesta inmunológica lo que limitaría la propagación del virus en el organismo y que esto ocasionaría un deterioro más fuertes de la células olfativas aunque señalan que aún se deben realizar más estudios.

A los dos meses de seguimiento entre el 75% y 85% de los pacientes ya habían recuperado el olfato, mientras que a los seis meses ya era el 95%. (I)