Vida

Feria Raíces de Guayaquil, catapulta para sus emprendimientos

Feria Raíces de Guayaquil, catapulta para sus emprendimientos

La edición 2019 de la Feria Raíces será del miércoles 24 al domingo 28 de julio. El evento gastronómico que destaca los platos estrella de concurridos locales tendrá  40 concursantes en su sexta edición.

El Municipio lo presenta como la plataforma más importante de la gastronomía ecuatoriana. Dos premiados de ediciones pasadas comparten sus experiencias positivas.

‘Ventas han aumentado en el 200 %, somos agradecidos’

El azuayo Petronio Cabrera espera en dos años tener listo el nuevo local para Los Asados de Pecho, donde ofrece el ya conocido chancho a la barbosa, plato ganador de la edición 2018 de la feria Raíces.

Comenta que ya es dueño de un terreno cercano a donde hoy recibe a sus clientes, en la ciudadela Kennedy. Actualmente, atiende en la avenida Víctor Hugo Sicouret y Emma Ortiz. Allí rentó un terreno y levantó la infraestructura. Ahora aspira a un local en terreno propio. “Allá habrá parqueo subterráneo”, avizora el hombre, habitante del cantón Durán hace 20 años, pero nativo de Gualaceo.

A vista de clientes y peatones, Cabrera pone a asar un cerdo entero, cuyo cuerpo prácticamente completo da vueltas por horas, pero que está listo antes de las 12:00 cuando empieza la atención al público. “Entra con un peso de 160 libras y sale de 90”, dice el hombre.

El tono brillante de la piel, de cuero tostado, alborota el apetito. El miércoles 10, los esposos Luis y Miriam, de nacionalidad argentina, toman fotos y a Cabrera le prometen volver antes del retorno a su Rosario natal.

Ellos salían de una picantería luego de disfrutar de un encebollado. ¿Y qué les pareció ese plato? "Riqui-riqui”, responde Miriam.

Juan Peñafiel, habitante de la zona de la autopista Narcisa de Jesús, sí pide un chancho a la barbosa. Él espera a su esposa para un almuerzo juntos. “Lleva mote normal, mote sucio, salsa, de un plato pueden comer dos, pero yo lo pido para mí solo”, menciona el cliente, que conoció de la hueca por la promoción en torno a la feria Raíces.

En el local, Cabrera exhibe la placa de reconocimiento por el primer lugar del certamen, además de los reportajes de EL UNIVERSO. Dice que su clientela creció al 200% y agradece el apoyo de la organización. “Somos muy agradecidos”, remarca el hombre.

El plato chancho a la barbosa cuesta $ 10. El denominativo “a la barbosa” es alusivo al apellido de un sacerdote, el cual le enseñó la preparación de aquel hornado.

‘Dio realce a nuestra comida y nos llevó a prepararnos más’

Demetrio Carrasco, manabita de 56 años, obtuvo en el 2017 el segundo lugar en la Feria Gastronómica Raíces. Su plato estrella es la tonga manabita, un seco de gallina (o de cerdo) con salsa de maní y acompañado de maduro frito, todo envuelto en hojas de plátano.

Él se muestra agradecido con   la promoción que recibió su local  por efecto del certamen que se efectúa en julio, por las fiestas del proceso fundacional de Guayaquil. Dice que Raíces dio realce a su comida y que ello los llevó a prepararse más en el ámbito gastronómico.

“De eso los jóvenes están bastante avanzados”, admite Carrasco, quien dos años después de su participación ha renovado su restaurante, ubicado en la ciudadela Sauces 8, en la prolongación de la avenida Gabriel Roldós, norte de Guayaquil.

La fachada es elegante, con acabados de  granito y cerámica tipo piedras, las  puertas son de vidrio y adentro desaparecieron los ventiladores de tumbado:  hay dos equipos de aire acondicionado, las luces son de tipo ojos de buey. “El fogón que estaba en la puerta lo eliminamos”, comenta el hombre.

De los 25 clientes que copaban su local, ahora con la ampliación acceden 68, sostiene Mariela Zambrano, esposa de Carrasco. Ella también es manabita, es oriunda de Chone. Él es de Jipijapa.

“Yo sí creo que la intención de Raíces es que los locales pequeños puedan crecer”, expone la mujer quien administra el local de su esposo. Él es el chef.

El restaurante Sabor Típico Manabita tiene 20 años en Sauces 8. De ahí que las felicitaciones por la Estrella Culinaria de Plata (segundo premio de Raíces) le llegaron a Carrasco incluso de Europa. ¡Es el manaba!, repite él evocando algún comentario de un comensal.

Comenta que los alrededor de $ 20.000 invertidos no provinieron tanto del premio, sino más bien de la clientela que se  volcó a su local. Esta pasó de 70 u 80 por día de fin de semana a 140 o 160, refiere orgulloso.

El costo de la tonga manabita es de $ 6,75. (I)