Vida

Ha*Ash y Jesse & Joy, los anfitriones de una espectacular velada romántica en Guayaquil

Ha*Ash y Jesse & Joy, los anfitriones de una espectacular velada romántica en Guayaquil

Pocos son los cantantes que en esta época logran complacer a sus seguidores. Entregarse en un show en el que su público canta con tanta fuerza que en ocasiones la propia voz del artista llega a perderse entre la multitud. Y anoche,  Hanna y Ashley, de Ha*Ash, y Jesse y Joy Huertas, de Jesse & Joy, dejaron su alma en el escenario. Un concierto -que se desarrolló en el coliseo Voltaire Paladines Polo- y que contó con un público variado (parejas de enamorados, grupos de amigas y padres acompañando a sus hijas menores de edad)  que llenó a casi su totalidad el recinto.

Las primeras en salir a escena fueron las hermanas del dúo pop formado en el 2002. Sus seguidoras se conectan con ellas a través de sus canciones, letras que hablan del amor, de las rupturas, que las interpretaban con tal fuerza -que incluso se puede llegar a pensar que las adolescentes que las acompañaban desde sus sillas ya han vivido similares experiencias-.

Sé que te vas, Todo no fue suficiente, No soy yo, Destino o casualidad (que interpretan junto al español Melendi) fueron los parte de los primeros temas de la noche, canciones que apenas se escuchaban sus primeros acordes activaban de manera instantánea la euforia de las asistentes. Por ello, en más de una ocasión, el coro de sus fans al unísono dejaba sin voz a Hanna Nicole y Ashley Grace, que no dejaron de agradecerles por cantar con ellas.

Eso no va a suceder, de su álbum 30 de febrero, la cantaron vestidas con velos de novias de color negro. La energía de ambas artistas no decayó en ningún momento de su espectáculo. Entre tema y tema, narraban como había nacido algunas de las letras, se preocupaban por interactuar con la audiencia, con su equipo. No estaban trabajando en escena, vivían la misma euforia que las fans.

¿Qué hago yo?, No pasa nada, Te dejo en libertad,  Ex de verdad, 100 años (canción que da el nombre a su gira y que interpretan con Prince Royce), Lo aprendí de ti siguieron dándole la tonada romántica a la noche del sábado.  Y justamente en la interpretación de esta melodía, Ashley demostró porqué sus fans las quieren tanto. Subió al escenario a una de las asistentes, a quien le dijo que la había observado cantar con total entrega el tema.

Ludy Rivas, de 27 años, aprovechó el momento para antes de terminar de cantar el sencillo tomarse selfies con ellas y abrazarlas.

Pasadas las 22:00, luego de algunas discusiones entre el público que pese a estar acompañado con niños peleaban por mover las sillas  para estar más cerca del escenario y que no hubieran personas paradas entre las localidad, el dúo mexicano Jesse & Joy apareció arrancando nuevamente gritos entre el público.

Las sillas nuevamente sirvieron de tarima individual para los asistentes (algunos se quejaron de quienes lo hacían porque no veían el escenario) pero el show continuó sin inconvenientes.

Ellos arrancaron su espectáculo con Chocolate (de su disco Electricidad y que salió a la venta en el 2009), Ya no quiero, Mañana es too late, (uno de sus más recientes sencillos y que cantan junto al colombiano J Balvin) estuvieron entre sus primeras interpretaciones.

"Hace cinco años que no estábamos en Ecuador. Ustedes son nuestra familia" dijo Joy Huertas antes de continuar con la segunda parte de su show.

Un besito más (canción que dedicaron a su padre), ¿Con quién se queda el perro?, Te esperé, estuvieron en el listado de temas que cantaron para su público,  antes de que sus amigas del dúo Ha*Ash aparecieran nuevamente para cantar con ellos La de la Mala suerte, una de las sorpresas del concierto.

Los fanáticos, que grababan cada una de las salidas de los artistas, iluminaban desde las distintas localidades el escenario, con las cámaras de sus celulares, habían ido preparados con pancartas, globos, letras para formas frases dedicadas a los cantantes e incluso regalos.

Se despedían temprano pero sus fans pidieron más música. Volvieron para cerrar la noche con Espacio Sideral, ¡Corre! y Ecos de amor, los últimos sencillos del show, que hizo olvidar a los asistentes la brisa fría de la noche y que recordó que aún existe buena música con letras dedicadas al amor. (E)