Vida

¡Hermanos 'volaron', con moto y todo, 500 metros a la muerte!

¡Hermanos 'volaron', con moto y todo, 500 metros a la muerte!

Una moto, dos hermanos, un viaje a El Corazón, un abismo en el camino... la muerte lo cortó todo. Carlos y Norma Baño, de 35 y 34 años, son las víctimas mortales de un accidente ocurrido al mediodía de este martes 25 de junio en la carretera de Angamarca, perteneciente al cantón Pujilí (provincia de Cotopaxi), cuando la motocicleta en que viajaban cayó unos 500 metros al vacío.

Se desconoce qué habría ocasionado que el liviano automotor perdiera pista, aunque según un familiar ellos siempre viajaban a El Corazón en la moto y llevaban dinero, por lo que no descartan que por robarles les haya sucedido el accidente. Eso deberá investigarse.

Julio Pinchiguano asegura ser testigo del accidente. El hombre vio cómo los hermanos, como moto y todo, salieron ‘volando’ hacia un despeñadero en el sector El Guango de Angamarca. El daño -pensó de inmediato- era irreversible y a la pareja “solo un verdadero milagro la podía salvar”.

Rápidamente la comunidad se aglomeró para poder descender y tratar de ayudar a la pareja, pero el lugar es muy empinado y descender sin ningún tipo de protección es todo un riesgo. Lo único que podían notar al fondo del abismo eran los cuerpos sin vida de los hermanos Baño.

Difícil rescate

Luego de insistir varias veces, debido a que la señal celular en el sitio es baja, se logró contactar a las unidades de socorro. Miembros del Cuerpo de Bomberos llegaron al sitio y bajo la guía de los comuneros que conocen la zona, pudieron iniciar el descenso por los caminos que los lugareños les señalaron. Aún así, el riesgo era sumamente alto.

El bombero Jorge Faz, quien estuvo en el sitio, indicó que le tocó poner en práctica todos sus conocimientos ya que si daba un paso en falso la tragedia podría empeorar.

Junto a sus compañeros Wilmer Guala y Darwin Tigselema utilizaron todos sus equipos de rescate como cuerdas, mosquetones y camillas para poder subir a los cuerpos. “La ayuda de la comunidad fue muy importante ya que realizamos un trabajo en equipo, la tarea fue ardua y luego de un par de horas pudimos sacarlos”, detalló el bombero Faz.

Al llegar donde estaban las personas caídas la historia cogió otro tinte debido a que necesitaban asegurarse bien para poder sacarlos sin problemas. Los fallecidos tenían golpes en todo el cuerpo y la cabeza.

Subir los cuerpos fue otra tarea complicada. Peñas y quebradas con salientes dificultaron la tarea. Ya arriba, los cadáveres fueron llevada a la morgue para los trámites de ley.