Vida

¿Indigentes o cadáveres en el barrio del Salado?

¿Indigentes o cadáveres en el barrio del Salado?

La presencia de un indigente en un paradero de buses de las calles Clemente Ballén y Tulcán, en el barrio del Salado, en el centro de la urbe, mantuvo en zozobra por varios días a los residentes del sector, quienes no pudieron usar el espacio público, debido al temor de que el sujeto sea un antisocial o que, incluso, se halle muerto.

Gustavo Rivadeneira, presidente del comité barrial del Salado, explica que este tipo de situaciones es concurrente en el sitio, y su temor radica en que, algunas veces, ya se ha dado el caso de que se encuentra a algún consumidor de droga fallecido por sobredosis en portales de los domicilios.

“El perjuicio que causan los indigentes es enorme, afectan a los negocios porque los ciudadanos evitan ingresar a un almacén, cafetería o despensa que tiene un indigente acostado al pie de su entrada”, sostiene.

Al caso de este indigente, Rivadeneira explica que se suman hechos similares en el portal de Esmeraldas y 9 de Octubre, y en Esmeraldas y Luque, donde los estas personas llevan ya cuatro días durmiendo al pie de los portales.

Tras el reporte ciudadano, Juan Carlos Soria, jefe de la Policía del Distrito 9 de Octubre, al que pertenece el sector, indicó la evacuación del sujeto de la parada de buses. “La unidad en el punto pudo verificar que se trata de un ciudadano indigente que estaba haciendo mal uso de la parada de buses y este momento se le está haciendo retirar del lugar”, señaló.

No obstante, para los residentes del Salado el hecho es solo uno de los que enfrentan a diario. Israel López, quien tiene un negocio cerca a la parada, cuenta que cuando llega al sector, a las 05:30, a veces tiene que sortear a la cantidad de indigentes que se ubican a pernoctar en diferentes puntos.

“No solo es en la parada, sino también en los alrededores de la iglesia San Juan Bosco y escuelas aledañas. A parte de los que viven el Tulcán y Velez”, apunta.