Vida

Jóvenes denuncian problemas para rendir el Examen de Acceso a la Educación Superior en línea

Jóvenes denuncian problemas para rendir el Examen de Acceso a la Educación Superior en línea

Durante la mañana y tarde de este jueves 17 de septiembre del 2020, jóvenes denunciaron fallas en la plataforma dispuesta por la Secretaría de Educación Superior (Senescyt) para rendir el Examen de Acceso a la Educación Superior (EAES), que por primera vez se aplicó 100% en línea.

Las quejas circularon en redes sociales. Este jueves 17, Ricardo Flores manifestó su indignación en su cuenta de Twitter, en donde aseguró que su ahijado tuvo problemas para ingresar a la plataforma del EAES. “Soy testigo que estudió todos los días”, escribió.

Según el relato de este usuario, el joven perdió 50 minutos de las dos horas que tenía para responder las 80 preguntas del examen. En su publicación colocó un video en el que se muestran los intentos de ingresar al sistema, seguidos del mensaje “lo sentimos, no se puede conectar con el servidor”.

“Hoy sentí indignación e impotencia al ver a mi ahijado llorar porque no pudo cumplir con este requisito”, dijo Ricardo Flores. Y aseguró que se logró ingresar luego de intentar en tres computadoras, con poco tiempo para resolver el examen. Aunque, Senescyt, días atrás, dijo que les pidieron registrar una computadora a cada chico, para garantizar que no haya intentos de deshonestidad.

Otros usuarios de Twitter manifestaron el mismo inconveniente y colgaron en esa red social fotos y videos de sus pantallas para mostrar el impedimento de ingresar a la plataforma.

Sin embargo, a través de esa misma red, el secretario de Educación Superior, Agustín Albán, señaló que en la primera sesión del día (de 09:00 a 11:00), ocho de cada 10 sustentantes rindieron el examen sin ningún inconveniente. En la segunda jornada (de 12:00 a 14:00) y en la tercera (de 15:00 a 17:00) el titular de la Senescyt señaló que nueve de cada 10 personas no tuvieron ningún problema durante el examen.

EL COMERCIO también recibió denuncias por sus diferentes canales. Jóvenes pidieron que la Secretaría de Educación Superior se pronuncie respecto a cuál será la opción que tendrán las personas que tuvieron inconvenientes para ingresar a la plataforma.

3 000 jóvenes aplicaron la rendir el examen de forma presencial, en 212 sedes dispuestas en universidades, colegios, municipios, gobernaciones y centros de adolescentes infractores. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO


También se reportaron otras dudas. Silvana Porras, por ejemplo, solicita que la Senescyt programe una nueva fecha y horario, ya que no pudo rendir el examen. La joven de 18 años contó que se le asignó a la última sesión de este jueves, pero asegura que no pudo conectarse, ya que hubo un corte en el servicio de energía eléctrica en su domicilio, ubicado en La Ecuatoriana, al sur de Quito.

La Senescyt informó que 188 945 personas rendirán el examen hasta el viernes 18 de septiembre del 2020, de los cuales más de 3 000 lo harían de forma presencial, en 212 sedes dispuestas en universidades, colegios, municipios, gobernaciones y centros de adolescentes infractores.

Este jueves, jóvenes que no cuentan con conectividad o dispositivos en casa rindieron la prueba en la Escuela Politécnica Nacional, en donde se dispusieron cuatro laboratorios para distribuir a los sustentantes con medidas de bioseguridad.

Tras dos horas que le tomó rendir el examen, Jhon Cepeda salió de uno de los laboratorios de la Politécnica. El chico dijo que no tiene computadora en su vivienda ubicada en Caupicho, por lo que se registró para rendir el examen en una sede.

Para él, las preguntas más complicadas fueron las de química. En el examen –cuenta– encontró preguntas relacionadas con fórmulas, vectores, velocidad e historia del Ecuador. Espera una calificación de al menos 800 sobre 1 000.

Con eso quiere acceder a un cupo para estudiar una carrera en las ramas de la medicina o la ingeniería. Espera que sea en la Universidad Central –dijo el joven de 19 años– pero de no conseguirlo está dispuesto a estudiar en otra provincia. Y si no accede a la educación pública planea conseguir un trabajo para pagarse una privada.