Vida

La pandemia de COVID-19 causaría una disminución a corto plazo de la esperanza de vida en varias regiones del mundo

La pandemia de COVID-19 causaría una disminución a corto plazo de la esperanza de vida en varias regiones del mundo

Según un nuevo estudio, la pandemia de COVID-19 podría causar una disminución a corto plazo de la esperanza de vida en varias regiones del mundo, se indica en una publicación de la revista científica Plos One.

De no frenarse la propagación de la enfermedad, el coronavirus provocará una reducción en la esperanza de vida, sobre todo en las zonas gravemente afectadas, señala la investigación. Se analizó el impacto de las muertes relacionadas con el COVID-19 en la esperanza de vida, en cuatro amplias regiones del mundo en distintas tasas de infección y grupos de edad.

"Nuestro estudio proporciona la primera evaluación del impacto potencial de COVID-19 en las expectativas de vida de un período de acuerdo con una variedad de escenarios de tasas de prevalencia durante un período de un año", destaca el investigador de Iiasa Guillaume Marois, quien dirigió el estudio.

La esperanza de vida de un período se trata de una medida de la cantidad de años que una persona promedio puede esperar vivir. Esta se ha utilizado para medir el desarrollo humano en las distintas áreas del mundo. Durante el siglo pasado, la esperanza de vida se incrementó significativamente en distintas regiones del planeta.

"La mejora de la atención médica, las condiciones socioeconómicas y la educación se encuentran entre los factores clave que influyen en nuestra salud y cuánto tiempo vivimos", se afirma en una publicación del sitio web 65 y más.

Un retroceso en los indicadores

Mediante esta nueva investigación, los científicos del Iiasa, elaboraron un modelo de microsimulación que permite simular las posibilidades que hay de contagiarse de COVID-19, de morir por la enfermedad y la probabilidad de fallecer por otra causa distinta durante un período de un año, tomando en cuenta las diferentes tasas de mortalidad por la enfermedad para diferentes grupos de edad.

En regiones con una esperanza de vida relativamente alta, si el umbral de prevalencia de la infección supera el 1 o el 2%, la pandemia de COVID-19 romperá la tendencia de aumentar la esperanza de vida, lo que provocará una disminución en esta. Dado que la esperanza de vida es un indicador clave del desarrollo humano, el aumento de la mortalidad, especialmente entre los subgrupos vulnerables de población, volvería a poner en aprietos a un país en la senda del desarrollo humano, señala la investigación.

"Con una prevalencia del 10 %, es probable que la pérdida de la esperanza de vida sea superior a un año en los países de alta esperanza de vida como los de Europa y América del Norte. Con una prevalencia del 50 %, se traduciría en una pérdida de entre tres y nueve años de vida en las regiones de alta esperanza de vida. En las regiones menos desarrolladas, el impacto es menor dado que ya hay una menor supervivencia en las edades más avanzadas", asegura Marois.

"Sin embargo, incluso en las regiones más afectadas, es probable que la esperanza de vida se recupere una vez que la pandemia haya terminado", precisa.

El investigador de Iiasa Sergei Scherbov, quien también participó en la investigación, recuerda que "Europa tardó casi 20 años para que la esperanza de vida promedio al nacer aumentara en seis años, de 72,8 años en 1990 a 78,6 años en 2019. Por lo tanto, el COVID-19 podría retrocedió este indicador en 2020 a los valores observados hace algún tiempo. Sin embargo, no sabemos qué sucederá más adelante. En muchos países, la mortalidad por COVID está disminuyendo fuertemente, probablemente porque el protocolo de tratamiento de COVID se definió mejor".

Datos para la toma de decisiones

Estas conclusiones y nuevos datos son de gran utilidad para los responsable de la toma de decisiones, ya que evidencia los efectos de las pérdidas humanas debido a la enfermedad.

"Estos escenarios hipotéticos pueden brindar información relevante para las políticas sobre lo que podría suceder con la esperanza de vida en diferentes niveles de prevalencia, que varían con las estrategias de salud pública para reducir y prevenir la propagación del COVID-19", manifiesta Raya Muttarak, coautora del estudio y directora adjunta del Programa de Población Mundial de IIASA.

"Demostramos que si el virus se propaga ampliamente en la población, por ejemplo, en ausencia de bloqueos y medidas de distancia social, esto podría resultar en una caída notable en la esperanza de vida del período", añade.

Esta investigación brinda una primera estimación sobre la afectación de la pandemia en el mundo sobre la esperanza de vida en distintas regiones. El acceso a atención médica y un sistema económico debilitado también pueden influir.

Los científicos señala que la aparición de medicamentos o de mayor conocimiento acerca de cómo tratar esta patología, podrían contribuir a una disminución de la tasa de mortalidad. (I)