Vida

Las exportaciones de camarón cerraron hasta agosto del 2020 con ingresos de USD 2 410 millones

Las exportaciones de camarón cerraron hasta agosto del 2020 con ingresos de USD 2 410 millones

El volumen de exportaciones de camarón ecuatoriano creció un 6% hasta agosto del 2020.

Según cifras de la Cámara Nacional de Acuacultura (CNA), en los ochos primeros meses del año se exportaron 980,6 millones de libras, esto es 53,2 millones más que en el mismo periodo del 2019. Aunque con ese volumen de ventas, los ingresos económicos del sector no muestran una mejoría y esto se debe a que se mantiene el precio a la baja del crustáceo en el mercado internacional. Los envíos sumaron USD 2 410,7 millones. Y el precio promedio de la libra de camarón en agosto de este año fue de USD 2,33.

El principal factor que explica el crecimiento en el volumen es la ligera recuperación de los envíos a China en el octavo mes. El gigante asiático capta el 54% de las ventas nacionales. Las exportaciones a este destino crecieron hasta agosto un 15% respecto al 2019 y un 48% más a lo alcanzado en julio de este año. ​La facturación también subió 9%, al pasar de USD 1 189 millones a 1 292 millones.

Las mayores ventas a China se lograron pese a que la demanda en este país aún está contraída como consecuencia de la pandemia de covid-19.

Después de este país, otro mercado asiático importante es Corea del Sur a donde se exportaron 16 millones de libras del crustáceo. No obstante, este destino tuvo una caída del 2%.

Luego de esas naciones, le siguen Vietnam, Malasia y Japón en monto de envíos.

El bloque de la Unión Europea, que capta el 21% de las compras, incrementó su demanda hasta agosto. España demandó un 44% más que en 2019 y países como Francia e Inglaterra también, entre el 24 y 21%, respectivamente.

José Antonio Camposano, presidente de la CNA, dijo, con anterioridad, que el crecimiento del sector proyectado para los cuatro últimos meses del 2020 aún es incierto.

La caída sostenida en la demanda de los mercados y los bajos precios han obligado al sector a bajar la densidad de la siembra en las fincas y, en algunos casos, vaciar las piscinas y dejar de producir el crustáceo. La afectación se puede evidenciar en fincas camaroneras.

Otros segmentos golpeados son los de maduraciones y larvicultura.
El camarón registró caídas de las ventas en marzo, algo se recuperó en abril y mayo, pero los siguientes dos meses fueron de caídas consecutivas. En julio, fue la contracción más aguda del sector porque se reflejó el impacto de las restricciones que impuso China a las tres exportadoras ecuatorianas.